Voces del Filba: Mariana Docampo, cruzar los límites de lo establecido

Por Cristian Fernández

“Se asocia al tango con los cuerpos normativos y todo lo que queda por fuera se excluye, entonces el tango queer es nuestra lucha”, dijo Mariana Docampo, una de las organizadoras de la milonga porteña más disidente. Hoy, el Festival Internacional de Tango Queer lleva trece años de lucha contra la normatividad del baile más característico del Río de la Plata. “Nosotros nos metimos con el emblema nacional, por eso les molesta a los tangueros más puristas”, dice Docampo sobre el festival que ella misma organizó hace más de una década. Cuando el movimiento Tango Queer estaba en plena gestación, Docampo ya daba clases de baile a parejas que se animaban a romper la estructura heteronormada (varón-mujer) del tango. El primer encuentro sucedió en el 2005 y la propuesta evolucionó vertiginosamente en el año siguiente. Así se reprodujo el primer Festival de Tango Queer de el país. “Nosotros hemos comenzado y paralelamente han ocurrido cambios históricos en nuestro país que arrancaron con la unión civil y la Ley de Identidad de Género hasta el presente. Todos estos movimientos sucedieron con el gobierno kirchnerista que de alguna manera tuvo buena onda con la comunidad queer; de hecho, promulgó las leyes. Por otro lado, el ambiente del tango es especialmente machista y conservador”, afirma Docampo y confirma que hubo estructuras que fueron especialmente difíciles de construir y deconstruir.

Tangueros y tangueras de todo el mundo se reunían para festejar bailando en el ya prestigioso festival de milonga que organizaba Docampo. Parejas disidentes, lesbianas, homosexuales y bisexuales participaban de un baile que le abría la puerta a la diversidad. Docampo poco a poco rompió con las estructuras más cerradas del tango. “Mi propuesta inicial era romper con esa imposición machista pero también con el rol de que el hombre tenía la responsabilidad de llevar a la mujer, de guiarla. La idea es dejar de jerarquizar”, explica .

El año pasado en la Feria del Libro presentó Tango Queer, Buenos Aires en el stand de diversidad y cultura. La portada del libro tiene una bandera de la comunidad LGBT y unos labios pintados. “En ése libro hago un análisis histórico del movimiento. También cuento que realicéhace muchos años un manifiesto sobre lo que implicaba ser mujer y ser lesbiana. También de lo que significaba ser llevada por un varón en el tango”, dice la autora. En el libro, Docampo también analiza la coyuntura social en el momento del nacimiento de Tango Queer.

tango-queer

Mariana Docampo nació en Buenos Aires en 1973. Es licenciada en letras por la Universidad de Buenos Aires. Es, al mismo tiempo, autora de obras literarias como El Molino o El tratado del movimiento, ambas publicadas por la editorial independiente Bajo la Luna. La primera, trata sobre una niña nacida en una familia católica y tradicional. La novela se enfoca en la sexualidad y la visión singular de Juana, la protagonista. Tanto en esa obra como en Tratado del movimiento, la narradora rompe con las estructuras lineales del tiempo. “En mis libros y en la danza hay una estructura descentrada. En un punto hay una temática muy queer pero no necesariamente es el tema principal. En mi último libro, V, el personaje principal es multigénero: es hombre, mujer, planta, trans”, cuenta Docampo. 

Fue una de las invitadas al lineup de la edición 11º del Festival internacional de Literatura de Buenos Aires, que tuvo el protagonismo de la norteamericana Lorrie Moore. Su escritura (y baile) se relaciona con su militancia feminista. Hace dos años fue coautora de La foto como pasión”, un libro de entrevistas a Sara Facio, una de las fotógrafas más importantes del país y pareja de María Elena Walsh. En unos de los últimos capítulos, Mariana Docampo aprovecha la entrevista para contar la relación de la fotógrafa con la autora de “El reino del revés”. 

La cantante de tango Julieta Laso sostuvo que Tango Queer y la movida que organizó Docampo fue vital en la conquista del derecho del matrimonio igualitario. “Me encantó lo que dice Julieta. Es difícil hacer esas afirmaciones pero creo que el Tango Queer ayudó a visibilizar a los derechos LGBT. La fuerza que tienen dos cuerpos del mismo sexo que bailan una danza tan característica y sensual no la tiene otro baile”, afirma Docampo, una artist que navegó por los límites de la danza y la escritura y cruzó la barrera de lo establecido.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos