Un documental sobre el miedo al fracaso

nota-mica
Por Micaela Padrón, desde Mar del Plata

La edición 31 del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata tuvo una importante presencia asiática. Los nombres de directores ya asentados y algunas nuevas promesas aparecieron dentro del gran catálogo del festival. Dentro de Panorama, se proyectó el documental coreano Reach for the SKY, de Wooyoung Choi y Steven Dhoedt. La película muestra a un grupo de jóvenes en Corea del Sur que se preparan para rendir el Suneung, un examen de admisión que determina a qué tipo de universidad ingresarán los estudiantes y qué futuro tendrán. Los alumnos con mejores calificaciones tienen lugar en las mejores instituciones  (Universidad Nacional de Seúl, Universidad de Korea o Universidad de Yonsei, SKY), que son aquellas que les aseguran un futuro exitoso.

Reach for the SKY es el segundo documental de Wooyoung Choi -el primero Here Comes Uncle Joe, 2013-. Según el director, la película muestra uno de los problemas más grandes que tiene Corea del Sur en materia de educación.

nota-mica-2

-¿Qué lo motivó a hacer este documental?

–Primero que nada, quería hablar de educación, antes trabajaba en el canal público que se ocupaba de los contenidos educativos. Siempre me gustó esa área y quería mostrar cuál era el principal problema en Corea. En mi país, la educación es planear nuestra próxima generación, proyectar hacia futuro. Me pareció que el sistema educativo tenia serios problemas y los quise tratar.

-¿Investigó mucho?

–Uno investiga bastante y mucho tiempo, pero yo mismo rendí el Suneung, así que conozco como es el sistema. Lo que más me costó fue contactarme con los estudiantes para que hablen y muestren su experiencia.

Otra cosa que me costó fue encontrar escuela que nos permitieran filmar, de hecho, solo una nos dio permiso. Y con los chicos pasó lo mismo, al principio eran 40 y después fueron quedando muchos menos.

–¿Cómo le fue en el examen?

–No me dio para ir a SKY, pero fui a una universidad. Hice esta película y con eso me consuelo.

-¿Cómo fue la recepción de la película en Corea?

–En Corea es un tema conocido. Tuvo buena recepción porque toma un tema crítico que toca a toda la sociedad, pero más allá de eso todavía no se sabe si va a haber distribución oficial dentro del país.

“La película muestra uno de los problemas más grandes que tiene Corea del Sur en materia de educación”.

-¿Generó algún tipo de debate con respecto al sistema?

–Al ser un tema que viene considerándose hace mucho tiempo, la película no tuvo ese impacto social. Pero quienes participan del sistema son los maestros y los alumnos y hubo muchas ocasiones en las que ambos vieron juntos el documental en clase y después tuvieron su propia charla o debate, pero no a un nivel mayor que ese.

-¿Qué lugar ocupan las materias relacionadas al arte en la educación coreana?

–Es un problema bastante serio porque las artes no son ciencias duras. Entonces no se les da la misma importancia porque no son lucrativas para el futuro. De hecho, en algunas escuelas están reduciendo las horas de clase relativas a áreas artísticas, o directamente las suprimen y les agregan horas de materias que sirvan más para los exámenes. Esas materias cada vez son más marginales.

-Según algunos índices hay gran cantidad de estudiantes que se suicidan por estos exámenes. ¿Fue una decisión adrede no exponer eso en el documental?

–Es verdad que hay un número considerable de estudiantes que se suicidan el mismo día del Suneung, o al día siguiente, porque saben que les fue mal, pero no es el objetivo de la película. Es un fenómeno social de todo el noreste asiático, donde suceden estos exámenes. Es una triste realidad. Para nosotros era muy importante remarcar la repetición, énfasis en el desgaste y frustración que les genera a la mayoría de los chicos. Lo que queríamos mostrar era el contexto social alrededor de estos estudiantes, las iglesias, los templos budistas, porque eso refleja el clima de tensión y nervio que vive el chico y su contorno también. Ojalá se pueda aliviar la presión que hay, porque el miedo al fracaso que los atraviesa es terrible.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos