Un domingo en familia: una propuesta de teatro documental en el Cervantes

domingo

Por Gastón Cuneo
El teatro documental es una de las raíces estéticas del teatro de los 90: un suceso de la realidad, un fragmento de la historia que es recreada con todos los recursos que dispone el arte escénico, y hasta con soportes del periodismo. Para desarrollar ese periodo histórico se necesita una investigación previa. El teatro documental se sostiene con documentos y testimonios, para volver más creíble aún esa operación de “la irrupción de lo real”. Según el teórico Peter Weiss, “el teatro documental no se sitúa en el centro del acontecer, sino que adopta la posición del que observa y analiza”.

Como corriente en sí, con los años se expandió en forma y en contenido e hizo que aparecieran otros creadores, con formas similares pero ideas un tanto diferentes. En la década del noventa, la dramaturga y directora Vivi Tellas creó el biodrama. Aquella experiencia retomaba un concepto parecido, aunque planteó otros problemas sobre la teatralidad (¿Qué es teatral y qué no? ¿Hasta dónde pueden desplegarse los límites de la realidad y la ficción?) y desarrollaba una dramaturgia basada exclusivamente en el universo del retratado. Como género (o subgénero, o al menos otra de las variantes dramaturgicas), aterrizó en la escena teatral nacional y empezó a recorrer el mundo: la idea de representar una vida y de buscar la teatralidad en algo cotidiano llamó la atención. Las personas reales, que no eran actores y fueron atravesadas por esos hechos, estaban arriba del escenario. Un espectador es testigo de un documental de observación en vivo. Tellas hizo obras con personas de profesiones y de vidas diferentes, desde trabajadores de una escuela de manejo hasta rabinos o el personal del Teatro San Martín.

domingo 2

En «Un domingo en familia» la historia se materializa en escena, representada y reconstruida por una dramaturga y un grupo de actores. Susana Torres Molina escribió el día del secuestro y la desaparición de un líder de la FAR y luego de Montoneros. Estrenada en 2019 en la sala Orestes Caviglia del Teatro Nacional Cervantes, la historia que se cuenta es real, y aunque toda la obra gira alrededor del militante Roberto Quieto, en ningún momento se escucha su nombre. El disparador lo provee su desaparición y es un dato histórico: el 28 de diciembre de 1975 un grupo de diez hombres lo torturaron y lo secuestraron cerca del Rio de la Plata. Un domingo en familia busca reflexionar sobre cuestiones de la militancia revolucionaria en la década del 70, y lo hace de una forma no tradicional. La obra, que fue dirigida por Juan Pablo Gómez, se complementa con las voces de los personajes del presente político en el que transcurre y, también, de algunos de la actualidad.

domingo 1

En medio de una pandemia que mantiene cerradas las puertas de los espacios culturales desde principio de año, el teatro público encontró otra manera de permanecer activo. Todo quedó ligado al plano de la virtualidad, y el Teatro Nacional Cervantes abrió Cervantes Online, un canal de YouTube en donde empezó a subir material de temporadas pasadas. Hoy, miércoles a las 20 horas, es el turno de Un domingo en familia.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos