Temperley, el equipo de la cultura

Por Celeste Sablich

El Club Atlético Temperley transcurre su tercer año en la primera división del fútbol. Una buena noticia matizada con muchas malas:  la salida de su ex presidente Hernán Lewin a principios de año, los problemas con la barra brava y un casi descenso dejaron al club un poco herido el pasado 2016. Otra cosa que hace peculiar al club de la zona sur de la provincia de Buenos Aires es su alta densidad de actividad cultural dentro del mismo equipo: dos de sus jugadores , Leonardo di Lorenzo e Ignacio Bogino, están al frente de un programa radial llamado Final del juego, mientras que su actual presidente, Alberto Lecchi, es un reconocido director y guionista de cine argentino.

Final de juego se transmite todos los martes de 21 a 23 por radio Urbe 93.9. Di Lorenzo y Bogino comenzaron este proyecto hace ya un año y medio, junto con su también compañero de equipo, Leo de Bortoli. “La idea era crear un espacio de expresión, que tal vez en el fútbol no lo hay tanto, hablar de cosas que nos interesan y justamente potenciar el lado B de nosotros, que muchas veces por la vorágine del fútbol no se puede llegar a conocer”, cuenta Bogino. En el programa, los futbolistas hablan sobre literatura, música e interés general y lo hacen con mucha responsabilidad. Para Di Lorenzo fue muy importante la llegada de Bogino al club, ya que en él encontró una empatía literaria. “Un día me dijo: ‘Tenemos que hacer un programa de radio para hablar de libros y lo que nos gusta’ y yo le respondí que estaba loco, ¿cómo íbamos a hacer un programa de radio jugando en primera? Cuando volvimos de un viaje, nos juntamos a tomar un café con varios chicos, empezando a tirar ideas, medio en juego, medio en serio, y ahí fue tomando forma”, recuerda Di Lorenzo.

Los jugadores con el escritor Leonardo Oyola, invitado a su programa de radio.
Los jugadores con el escritor Leonardo Oyola, invitado a su programa de radio.

Esta dupla de jugadores, deja claro el mensaje de que los jugadores de primera división también tienen otros intereses y son capaces de hacer otras cosas además de jugar al fútbol. En el caso de Di Lorenzo, se empezó a interesar por los libros casi a sus 25 años, cuando le tocó ir a Canadá. El conocer otras culturas, religiones e intereses lo llevó de poco empezar a leer en sus ratos libres. Años después, tuvo que irse solo a Chile, estuvo allí siete meses solo y encontró en la literatura una compañía importante.

En cambio, Bogino, comenzó a leer de mucho más joven, a sus 18 años. El primer libro que lo conmovió fue La canción de nosotros, de Eduardo Galeano. La literatura no es su único interés; también dibuja, pinta y da un taller en el club. “Me pareció que el club era interesante para generar un espacio con inquietudes artísticas, un lindo hueco donde me podía meter. Cuando estuve en Paraná hice durante mucho tiempo un taller que me sirvió un montón y la idea era compartir conocimiento entre todos; por suerte se dio un espacio muy lindo y todavía lo seguimos llevando a cabo.”

Ambos deportistas, destacan al nuevo presidente Alberto Lecchi, que también es director y guionista. “Lo conocemos hace bastante por el club, charlamos mucho con él, nos ha regalado libros, es un tipo genial, lo hemos entrevistado también para la radio, nos apoya cien por cien en esto. Tenemos suerte de estar en un club como Temperley que nos apoya y no nos hace ningún problema a la hora de hacer el programa. Hay que tener en cuenta que nosotros hicimos la primera temporada en una situación del club muy complicada; se fue el presidente, había problemas con la barra, estábamos en zona de descenso y pudimos sostener semanalmente el programa después de partidos malos y derrotas, no sé si en otro club lo hubiéramos podido hacer”, destaca Di Lorenzo.

Estos jugadores se destacan por sus intereses culturales y dejan una gran enseñanza para los chicos que comienzan en el fútbol. Un incentivo para esta tarea de ampliar la mirada fue la llegada del libro Pelota de papel, un libro de cuentos escrito por futbolistas, encabezado por Sebastián Domínguez y acompañados de mini prólogos realizados por importantes escritores. «La literatura, el arte y la cultura te ayudan no sólo como persona sino también como jugador; nosotros desde un lugar muy humilde tratamos de enfocarnos en eso, demostrar que hay otra cosa y está bueno”, dicen.

Alberto Lecchi, con una gran trayectoria en el ambiente cinematográfico, tiene en su haber películas como El dedo en la llaga (1996), Operacion Fangio (1999), Dejala correr (2001), Una estrella y dos cafés (2006) y Sola contigo (2013), entre otras. En una nota reciente con La Nación, Lecchi trazó un paralelismo entre las pasiones por el cine y por el fútbol: “En cine peleás dos, tres, cinco años para que salga un proyecto. Después sale y tenés que convencer a un equipo de técnicos y actores que crean en ese proyecto y trabajen lo mejor posible. Luego estrenás y en una semana se murió. Entonces te propones hacer otra película. No decís que no haces más cine. Hay una cosa de pasión y entrega, como pasa con el cuadro de fútbol que amas y al que querés que le vaya bien. En cine es lo mismo. Querés contar historias. Y no te importa cuánto te puedan criticar o no. Lo haces. Por ahí pasa un tiempo, no tenés laburo y no la pasas bien económicamente, pero seguís. Entonces, hay mucho en común. Y en ambos además son grupos grandes, hay que tener la sensibilidad como para decir sí o no, saber delegar y bajar línea para que todo el equipo sepa por dónde vas”.

El actual presidente de Temperley, sigue también comprometido con el cine y se espera para octubre el estreno de su última película, Te esperaré, protagonizada por Darío Grandinetti e Inés Estévez. Director todo terreno, también dirigió obras teatrales como La hora de la calabaza y series de televisión como Epitafios y Mujeres asesinas, entre otras.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos