Teatro independiente: dos directores cuentan cómo enfrentan la crisis

Por Bárbara Ventura

La difícil situación económica que atraviesa Argentina asfixia a distintos sectores del teatro independiente. Es por esto que los trabajadores de este ámbito recurren a distintas medidas de emergencia. Los dramaturgos y directores argentinos, Mariano Tenconi Blanco y Francisco Ruiz Barlett brindan su opinión sobre el tema.

“La crisis repercute en el arte porque todavía se la piensa como una herramienta de ocio”, aseguró Ruiz Barlett. El aumento de tarifas y la insuficiencia de los subsidios provocó el cierre de muchas salas en los últimos años. “No queremos que la gente deje de asistir al teatro pero la variable precio influye mucho y esto hace que no solo las salas cierren sino también que haya menos público en las obras”, manifestó Tenconi Blanco.

Ruiz Barlett, dueño de la sala El Método Kairós y director de obras como “El Espejo” y “Elefantes Violetas”, tiene tres vías para hacerle frente a la crisis. “Si bien uno defiende con uñas y dientes sus propios procesos artísticos, es esencial tener otro trabajo aunque eso signifique que alguien más se llene de plata a costa de tu esfuerzo”, expresó. Otra forma que tiene el director para sostenerse es dar clases de actuación. Mientras tanto, crea diversos proyectos artísticos independientes a la vez. “Lo ideal es tener varias obras al mismo tiempo para que se corra la voz y eso te genere una mejor entrada económica”, aseguró.

Para Tenconi Blanco, dramaturgo y director de obras en cartelera como “La Vida Extraordinaria” y “Todo Tendría Sentido Si La Muerte No Existiera”, la importancia está en evitar que el público deje de asistir a las obras en las salas independientes y que sus alumnos de dramaturgia y actuación continúen su formación. “Personalmente, intento cobrar no solo las entradas al menor costo posible sino también las clases para que todos los alumnos puedan seguir asistiendo”, comentó el dramaturgo.

A pesar de la inestable situación económica, Ruiz Barlett y Tenconi Blanco sostuvieron que es posible que el teatro alternativo pueda expandirse . “Más allá de que requiere un trabajo arduo de mucho tiempo, el circuito independiente puede ser masivo. El caso de ‘La omisión de la familia Coleman’ es uno de los que más me inspiran a creer que eso puede suceder”, aseguró Barlett. La obra de Claudio Tolcachir se estrenó en la sala Timbre 4 hace 15 años y desde entonces recorrió más de 20 países en todo el mundo. Entre ellos, España, Italia y Francia. Tras años de funciones agotadas, la obra sigue vigente y se encuentra en la cartelera de Paseo La Plaza. “Argentina tiene el mejor teatro del mundo y vale la pena que más gente pueda acercarse a él”, afirmó el dramaturgo.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos