Sofía Speranza, moda de última generación

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (6)
Ver galería
7 Fotos
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (5)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (5)

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (6)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (6)

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (1)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (1)

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (2)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (2)

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (3)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (3)

WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (4)
Sofía Speranza, moda de última generación
WhatsApp Image 2019-09-09 at 13.25.16 (4)

Por Camila Jarsun

A pesar de que su marca solo tiene tres años, la diseñadora Sofía Speranza, de 29, ya se destaca en el universo de la moda. Ella define su estilo como el “mundo del cocoliche formal”. “Trabajo con un concepto kitsch pop, me gusta mucho el arte clásico también, lo mezclo en mis estampas. Es la utilización de colores estridentes, mucho contraste”, detalla. Entre sus telas se puede encontrar el uso de transfers metalizados, texturas como peluche y micropeluche, blush y lycra tricot brilloso.

Gloria Carrá, Miranda, Miss Bolivia, Rocio Quiroz, Los Auténticos Decadentes y La Queen (la drag queen de Fuerte Apache) son algunos de los famosos que ya usaron su marca. Además de los modelos que tiene para la venta al público, le encargan vestuarios y colabora con Club 69, una fiesta especial de Niceto. En el futuro, dice, le encantaría trabajar para el teatro.

“Creo que propongo un estilo definido y diferente y eso llama la atención, para bien o para mal. Cuando quieren hacer producciones de fotos, brillar o salir con algo diferente y osado, en ese rubro estoy yo”, comenta Speranza. A pesar de la crisis, dice que no puede quejarse. Si bien antes solían comprarle hasta tres o cuatro prendas, ahora solo llevan una: “La gente quizás se guarda la plata para comprarse eso diferente y no para llenarse de básicos”, arriesga como hipótesis. Su nicho, aunque también le compran muchas mujeres, es la comunidad gay y de drag queens. “Es un ambiente más de noche, de explosión y liberación”, agrega.

Sofía Speranza comenzó su marca luego de ganar un concurso que le permitió mostrar sus diseños durante la BAFF WEEK, los mismos que había presentado el año anterior en la tesis de la carrera diseño de indumentaria, en la facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. “Para mi el desfile sirve como un capricho estético y casi como algo vintage, una obra de arte que no se quiere romper” opina la diseñadora. Según ella, la gente ya no asiste a esas presentaciones de temporada y “ve todo desde la cama”. Aunque a ella le gustaría realizar uno, no le resulta rentable. Tampoco tiene tienda: vende en su showroom en Palermo Hollywood. “Me encantaría tener un local a la calle, con luces, peluches y unicornios, pero hoy la gente está cambiando la manera de comprar”, analiza.

https://www.instagram.com/p/B2B80n9AeCe/?igshid=hkmsale98dan

“Para mi se va a caer el sistema de la moda, el sistema de cada seis meses una nueva colección. Solo lo pueden hacer los que tienen mucho dinero o un caudal grande, porque la gente cambió su manera de comprar y quiere ver cosas nuevas todo el tiempo”, explica Speranza. Dejó de hacer colecciones con varios conjuntos porque se endeudaba, y así evita quedarse con sobras de prendas, como pasa con las grandes marcas. Todos los meses saca pequeñas producciones, con prendas únicas, y toma pedidos. De esta manera, ofrece algo nuevo y diferente cada cuatro o cinco semanas. Sus prendas también son completamente unisex.

Speranza define el diseño independiente como una expresión individual del artista. “Es como ponerle un frente a la moda, querer que tu estilo llegue a la gente y que lo consuma, no que quede en una mera obra de arte”, explica. Para ella, el desafío se encuentra en estar en el medio entre lo independiente y lo comercial, “sino sos una artista que hace ropa, no una marca que quiere vender. Yo quiero ver a la gente en la calle usar mis diseños. Creo que la chispa es fusionar esas dos cosas, que el independiente pueda llegar a lo masivo sin dejar su estilo de lado, eso para mí es el éxito”, reflexiona.

En cuanto al futuro del diseño independiente, Speranza cree que se van a dejar de copiar tendencias del norte y que todo va a llegar a ser diseño independiente: “Hoy la gente está queriendo armar sus looks, tener su propia identidad, ser diferente al resto o ir por la calle y distinguirse. Justamente, el individuo marca la moda, entonces para mí el ideal es que todos sumemos nuestros estilos para que los clientes puedan mezclar, y es lo que está sucediendo”, concluye.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos