Shakira revolucionó Vélez

Por Lucio Frascini

En la tarde del jueves 25 de octubre, largas colas de gente se extendían fuera del estadio Vélez Sarsfield en espera de Shakira, quien presentó El Dorado World Tour en Buenos Aires. Las oscuras nubes que cubrían el cielo no impidieron que asistieran miles de fans con remeras, vinchas y purpurina del color que da nombre a la nueva gira de la cantante.

Junto a una gran cantidad de fuegos artificiales, el clásico Estoy aquí fue el encargado de abrir el show. “¡Buenas noches, Argentina!”, gritó eufórica Shakira frente al estadio colmado, y siguió: “¡Cuánto los extrañé!”. Con un look rockero -remera negra estampada, calzas brillantes y con transparencias y botas-, la barranquillera y la energía feroz que la caracteriza se impusieron ante las 40.000 personas presentes y se mantuvieron unidas hasta el final del espectáculo. Como es costumbre en sus shows, Shakira recorrió el escenario de punta a punta y bailó como si fuese el último recital de su vida.

Shakira en plena coreografía de Loba. (PH: Instagam @its_shakira1977)
Shakira en plena coreografía de Loba. (PH: Instagram @its_shakira1977)

El hit Loba, tercera canción del show, apareció para que la cantante deslumbre al público con su despliegue escénico al compás de “Sigilosa al pasar”, y los fans acompañen a la artista en los icónicos aullidos que son parte del single lanzado en 2009.

El repertorio avanzaba y había un notorio patrón en casi todas las canciones: una gran influencia de la música electrónica. Si bien algunas se salvaron de ser reversionadas, hubo muchas que sufrieron esos cambios. El sexto tema del recital fue Underneath your clothes, una de las baladas más populares de la cantante, que puso a cantar a la multitud entera, pero, debido a los nuevos arreglos, la canción perdió su esencia original.

El público acompañó eufórico a la cantante durante las casi dos horas que duró el encuentro. Perro fiel y Me enamoré, ambos del último disco, hicieron que la pirotecnia haga erupción en el aire y los fans exploten de adrenalina. Luego Chantaje, también del álbum El Dorado, hizo cantar a todo el público al son de la repetitiva y pegadiza melodía “Puro, puro chantaje, puro”.

La colombiana compenetrada con su hit Loca (PH: Instagram @shakira)
La colombiana compenetrada con su hit Loca (PH: Instagram @its_shakira1977))

No sólo en canciones bailables la gente alentó a la artista, durante la balada Amarillo, también perteneciente a su último trabajo discográfico, los fanáticos desplegaron globos en todo el estadio del color que da nombre al tema, mientras acompañaban a Shakira.

La estética del show fue innovadora respecto de giras anteriores. El escenario estaba formado por una pantalla central y dos circulares grandes a los costados. Pero lo realmente novedoso fueron los fuegos artificiales, que en muchos momentos hicieron que el cielo se iluminara con explosiones de todos colores.

Los clásicos no faltaron en la setlist del show, Si te vas, Inevitable, Tú, La tortura y Antología fueron algunos de lo temas dedicados a los fans más antiguos. Si bien la edad de la mayoría del público rondaba entre los 20 y 35 años, también hubo una fuerte presencia de niños y adolescentes acompañados por sus padres y madres. La renovación musical de Shakira dio sus frutos en nuevos admiradores.

El traje de odalisca llegó pasados los primeros 60 minutos de show, cuando la cantante interpretó su clásico Suerte. Una vez más, Shakira, sus rizos y sus inconfundibles caderas enamoraron al público en uno de los momentos más esperados: la danza del vientre.

Las canciones que Shakira compuso para los mundiales 2010 y 2014, Waka waka y La La La, también fueron parte del repertorio. La cantante, con un vestuario acorde a la temática africana, interpretó Waka Waka y puso a todo el estadio a seguir los pasos de la icónica coreografía de la canción.

 

Shakira alentando al público en Waka Waka. (PH: @shakira)
Shakira alentando al público en Waka Waka. (PH: @shakira)

“Si estoy aquí es por ustedes, porque están conmigo en las buenas y en las malas”, dijo sobre los serios problemas que sufrieron sus cuerdas vocales a fines del año pasado. Si bien a nivel global la performance vocal de la colombiana fue buena, en algunos momentos la insuficiencia de su voz fue notoria. De hecho, para cuidar sus cuerdas vocales, en esta ocasión Shakira acudió al uso del playback en los estribillos de las canciones más bailables.

La Bicicleta, el hit que Shakira popularizó junto a Carlos Vives en 2016, cerró la noche. La cantante, con un traje animal print color rosa, puso a bailar a su público con las melodías caribeñas del tema y se despidió en medio de una revolución de papel picado y fuegos artificiales. “¡Hasta la próxima, Buenos Aires!”

Shakira bailando al ritmo de La bicicleta
Shakira bailando al ritmo de La bicicleta (PH: @its_shakira1977)
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos