El rumor como estrategia de promoción

Por Florencia Rodríguez 

El chimento no sólo es un subproducto del mundo del espectáculo: a veces alimenta la promoción de producciones artísticas, es parte directamente de la maquinaria del marketing. Aquí, cinco casos paradigmáticos en los que el rumor y luego el blanqueo de un romance colaboraron con la popularidad de un producto e incluso le dieron contenido a su difusión.

Susana Giménez y Carlos Monzón

Susana Gimenez y Carlos Monzon

Ella estaba dando sus primeros pasos en la actuación. Había ganado popularidad por la publicidad de la marca de jabones Cadum y su famoso «¨¡shock!». Él era un reconocido boxeador argentino de 31 años que defendió el título mundialen 14 oportunidades. Se conocieron en 1974 durante el rodaje de la película La Mary, dirigida por el guionista y director de cine Daniel Tinayre. Los dos dejaron a sus parejas y durante el proceso de grabación comenzó una relación amorosa que traspasó la pantalla grande y perduró por cuatro años. Lo que ellos nunca anticiparon es que su noviazgo iba a atraer tanto al público. Cuando oficializaron su amor se convirtieron en la pareja del momento más perseguida por la prensa. El romance obtuvo alrededor de 122 notas de revistas y 500 para la televisión, y la película logró coronar a Susana como gran figura del espectáculo. La relación ayudó a que la película tuviera mayor difusión, así lo confirmó Susana Giménez en 2014 en una entrevista para La Nación: «No sé por qué fue un ícono la película. La química con Monzón puede ser que haya sumado, pero mucho surgió ahí, con La Mary. La historia de amor fue una gran publicidad para la película, es cierto».

Eugenia Suárez y Nicolás Cabre

Eugenia Suarez y Nicolás Cabre

Los actores Nicolás Cabre y Eugenia Tobal se enamoraron en 2011 durante las grabaciones de la tira Los Únicos. A cinco meses de iniciar la relación, dieron el sí en el Registro Civil de Belgrano. Todo parecía color de rosa: trabajaban juntos en un gran producto de Pol-Ka y eran queridos por el público, que se lo demostraba día a día a través del rating. Pero en noviembre de ese mismo año comenzó a circular el rumor de que Cabré estaría teniendo un affaire con Eugenia Suárez, La China. No era algo novedoso ya que él siempre estuvo involucrado en números rumores con otras compañeras de elenco como Soledad Fandiño, Celeste Cid y Marcela Kloosterboer. Pero esta vez era distinto porque él estaba casado. El culebrón del galán con las eugenias atrajo las cámaras de todos los programas de chimentos. A pesar de que Cabré siempre tuvo un bajo perfil y nunca se supo con lujo de detalles su vida personal, su separación hizo que estuviera en la boca de todos. Debido al gran éxito de la tira, el año siguiente se hizo la segunda temporada, pero con algunos cambios en el elenco: como protagonistas estaban Cabré, Nicolás Vázquez y Eugenia Tobal y se sumó Eugenia Suárez. La pareja Cabre-Suárez duró un año y medio, tuvieron a su hija Rufina y seis meses después se separaron.

Eugenia Suárez y Benjamín Vicuña

Eugenia Suarez y Benjamin Vicuña

Cuatro años más tarde, La China volvió a ocupar horas en los programas de chimentos, pero esta vez la historia incluía a una pareja con más de diez años de relación y una figura muy popular del espectáculo: la modelo Carolina Pampita Ardohain y su esposo, el actor chileno Benjamín Vicuña. En noviembre de 2016, Suárez y Vicuña comenzaron el rodajede la película El hilo rojo, un drama romántico dirigida por Daniela Goggi. Meses después, justo antes del estreno,  Suárez y Vicuña confirmaron que estaban en pareja. Sin embargo, la actriz consideró que su relación no influyó en la taquilla del film: “Creo que el éxito de la película no tiene nada que ver con el escándalo”, sentenció en la conferencia de prensa de lanzamiento. Lo cierto es que al ver el film era imposible separar realidad de ficción:  los protagonistas estaban en una relación que había nacido durante rodaje y era imposible no pensar en la muy meneada escena del motorhome, la manta amarilla de Nepal, la palta, el “olor a sexo” y otras declaraciones de Pampita. Hasta el eslogan de la película fue llamativo: “No elegís de quién te enamoras”. La frase fue interpretada como un guiño por las repercusiones que tuvo el escándalo en la vida real. A 24 horas del estreno, el film había vendido 262.351 localidades y obtuvo la primera posición durante las dos semanas siguientes.

Mariano Martínez y Lali Espósito

Lali Esposito y Mariano Martinez

Al poco tiempo del inicio de Esperanza mía -la novela que protagonizaban por El Trece- los rumores sobre la relación entre Mariano Martínez y Lali Espósito comenzaron a circular. Mientras ella estaba en pareja con el actor y cantante Benjamín Amadeo y él con la modelo Juliana Giambroni, comenzaron a intercambiar mensajes a través de las redes sociales que llamaron la atención de la prensa chimentera. A lo largo de los meses, se especuló sobre el vínculo sentimental que unía a  Martínez y Espósito. Mientras tanto, el éxito de la novela de Pol-ka –que debutó en abril de 2015- seguía aumentando y, en noviembre, con la confirmación del noviazgo entre los protagonistas, alcanzó los mejores números de rating. La tira causó furor en el público infantil y el de la pareja protagonista se convirtió en el romance más comentado del año. Esperanza mía se despidió de la televisión con 24 puntos de rating y hasta tuvo su temporada teatral en el Luna Park. Dos meses después, los actores confirmaron su separación. Según el periodista Gabriel Martínez Bracesco de diario Muy, la pareja era una ficción y se trataba de una estrategia de la producción para aumentar el rating.

Federico Bal y Laurita Fernandez

Federico Bal y Laura
La pareja de baile de Federico Bal y Laurita Fernández fue ganadora del Bailando por un sueño 2015 y llegó a instancias decisivas en 2016. Cuando el hijo de Carmen Barbieri y la bailarina entraban a la pista, las previas duraban minutos al aire. El propio conductor Marcelo Tinelli, los jurados y los programas de chimentos hablablan sobre el posible noviazgo clandestino: si estaban juntos o no, si cada uno era infiel con su respectiva pareja y hasta se analizaba como la miraba él, que decía ella, la elección de los temas o si en las coreografías se tocaban de una manera o de otra. «En el ‘Bailando’ todos sabíamos lo que había pasado. Ellos se encargaron de llamar a la prensa o de mostrarlo”, remarcó la actriz y jurado Moria Casán en una entrevista por CN23. Y aseguró que el coqueteo que hacían tenía que ver con negocio. A dos meses de confirmar su noviazgo en la tapa de la revista Gente, Marcelo Tinelli los invitó para ser parte del Bailando por un sueño 2017. Todo estaba listo para que brillaran en la pista pero anunciaron su crisis justo el mismo día de la presentación de las fotos del certamen. Aunque Pedro Alfonso y Flor Vigna tenían que abrir el ciclo por ser los ganadores de la edición pasada, la producción decidió que fueran Federico y Laurita los que lo hicieran. La primera gala duró dos horas y 40 minutos fueron destinados a la ruptura del noviazgo de la pareja. En ese momento, el rating del programa alcanzó a 23.5 puntos, convirtiéndose en el más alto de la noche para el programa. Eran funcionales al show y el show fue funcional para ellos. Así lo confirmó Bal al comienzo de la gala: “Si dudamos tanto al principio no fue porque nos hicimos rogar. Me parecía que había cosas que hablar y es muy difícil decirte que no a vos (Marcelo Tinelli) cuando nos hiciste mucho. El trabajo de Laura creció con vos”. Ella tuvo un crecimiento notable: comenzó como bailarina en Showmatch, ahora es una de las caras de Canal 9 conduciendo el programa de entretenimiento, Combate, y este año debutó como actriz en la tira de Pol-ka Quiero vivir a tu lado.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos