Reggaeton sin machismo

Por Giuliana Luffi

Chocolate Remix es un grupo de reggaetón femenino creado por la cantante, productora y compositora Romina Bernardo, más conocida como Choco. Esta acompañada por la coreógrafa y bailarina Belén Bobadilla. Choco es considerada pionera de un género identificado como Lesbian reggaetón.

_98040875_emanuel-nem_julian-merlo_02
En mayo de 2013, Chocolate Remix se presentó por primera vez en Buenos Aires y hoy se muestra como un proyecto musical que tiene como eje principal, criticar el contenido machista del reggaetón. Se destaca por tener un alto contenido sexual y una visión sarcástica sobre la apariencia del “macho reggaetonero” y trata de visibilizar, en una eterna lucha, ciertas prácticas que se presentan en el marco de la heterosexualidad. Chocolate Remix rompe los esquemas del género musical con una propuesta distinta, inteligente y con mucho flow, aprovechando a la música para poner a la mujer como protagonista y así abrir un nuevo debate sobre la sexualidad y el lesbianismo. El grupo busca naturalizar estos temas en la sociedad.

-¿Cuando y como fue la decisión de crear Chocolate Remix?

– El proyecto tiene un poco más de cuatro años, y la idea aún un poco más. Era algo que tenía en mente y que tras proponérmelo, sin éxito a la hora de concretar, un día simplemente escribí un tema, lo grabé y lo subí a las redes junto a una imagen bizarra, que era un collage de una foto mía con anteojos gigantes y una chica bailando. Así sin más, ese fue el inicio de todo.

-¿Hubo alguien o algo que te inspiró?

– Me inspiraba el reggaetón en sí mismo, su música, su flow y la gente que lo bailaba. Por otro lado los proyectos de mujeres tortas, como por ejemplo las Kumbia Queers, demostraron que una propuesta musical así en este país era posible. Del reggaeton mainstream, si bien tengo mucho que decir, el hecho de que muchas de las letras fueran súper sexuales me parecía un gran acierto, y decidí tomarlo para hablar de mi propia manera de ver o vivir el sexo.

-¿Te consideras feminista?

– Definitivamente.

-¿Cual es la unión entre la sexualidad y la música?

– Es una pregunta que da para charlar largo y tendido, hay muchas ideas al respecto. Sin dudas la música tiene la facultad de evocar, generar y potenciar nuestras emociones, la tristeza, la alegría, el deseo, etcétera. Si echamos un vistazo a la historia de la música y los espacios de baile es evidente que la música -y con ella, el baile- ha sido utilizada por el ser humano para rituales de cortejo en muchas ocasiones. Ya sea en espacios públicos, como salones de baile o discotecas, hasta en eso de elegir cierta música para una cita. La relación directa no la sabe nadie, probablemente se trate de una serie de cuestiones, se me ocurre pensar en lo rítmico o en cuestiones simbólicas a la que evocan diferentes sonoridades. El mismo hecho de bailar solo y bailar con otras personas, el roce, los cuerpos, la cuestión literaria si se trata de música con letras, la energía misma de la vibración de ciertas frecuencias que resuenan en nuestro cuerpo. No tengo una respuesta definida, pero sin dudas considero que hay una gran relación entre ambas cosas.

-¿Qué sentís que le falta a los medios para hacer más visible la diversidad de los géneros?

– Que estén llevados adelante por personas diversas y que tengan una formación al respecto, además de conciencia sobre lo que producen y reproducen en estos términos.

-¿Como es la repercusión de tu música en el público? ¿Tuviste respuestas constructivas?

– El público reacciona de maneras muy diversas. Las respuestas, aunque no tengan intención de ser constructivas, lo son.  La respuesta es parte de la obra. Lo que una genera no es solamente la producción musical, sino todo lo que se desencadena en torno a eso. Hay gente a la que le encanta lo que hacés y te lo dice, eso surte un efecto, te dan ganas de seguir. Hay gente que te da algún consejo, y ese consejo encierra un punto de vista; como todo en la vida, te puede sumar o no. Hay gente que solo te insulta, eso también repercute, dependiendo de quién viene me hace saber si estoy haciendo las cosas bien o mal. Muchas veces me hace sentir que voy por buen camino. Por otro lado, a la persona que esta insultándome le provocó algo, si no, no se hubiese detenido a maldecir con ahínco.

-¿Cuál es el eje de mensaje que querés transmitir?

– Hay varios ejes. El reggaeton me parece un género que tiene mucho que ofrecer. Por un lado el imaginario reggaetonero del machote con billetes, autos y chicas es tan parodiable que no puedo evitar hacer algo con ello, reemplazarlo por una lesbiana y jugar con todos esos estereotipos invirtiendo los factores y poniendo en jaque la lógica que impera en nuestras cabezas cuando pensamos en reggaeton. Es de los géneros más cachondos que conozco, una gran cantidad de canciones hablan sobre sexo, es un tópico muy frecuente y me parece ideal tomar esa característica y aprovecharla para hablar del sexo de otra manera, de vivir y ver el mundo. Entiendo al arte no solo como una forma de hacer crítica o despertar conciencia, sino también como la herramienta para generar nuevos imaginarios. Hay modos de mirar y decir que fabrican posibilidades. Esos que mencioné fueron los pilares fundamentales a la hora de arrancar con el proyecto, luego voy abordando todas las cuestiones que a mí me atraviesan. Hay mucho de lo personal que está en juego ahí.

-¿Cuál es tu situación actual con la música?

– Con la música me llevo fenomenal, lo que no es tan fácil es el poder trabajar de ello únicamente. Aún poniéndole mucho esfuerzo y muchas ganas la situación en el país no está fácil para nadie con esta profesión.

-¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

– Principalmente poder continuar produciendo y tocando. Antes de fin de año el plan es poder lanzar un EP con dos temas acústicos que grabé junto a una banda compuesta por mujeres. Quiero hacer también algunos singles para el año que viene con algunas colaboraciones con otrxs musicxs. Estoy con muchas ganas de sacar otro video y buscó financiamiento para ello. A fines de noviembre estaré por Colombia y proyecto gira por Chile para enero y Europa en 2018.

-¿A qué te comprometés con tu música?

– Hay una frase que siempre dice la querida Susy Shock: “Mucha vida y poca vergüenza’. Mi compromiso tiene que ver con eso. Y siguiendo con las frases, como decía (el activista LGTB) Carlos Jáuregui: “Para una sociedad que nos ha educado para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”. Mi artivismo tiene que ver con eso, con generar posibilidades, imaginarios, formas de pensar y transitar, generar ficciones que nos abran la puerta para pensar diversas formas de vivir”.

 

– Lesbian Reggaeton –
chocolateremix.com

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos