Falleció Naya Rivera: la nueva víctima de la maldición de Glee

glee

Por Ornella Saitta

La actriz y cantante Naya Rivera fue hallada sin vida a los 33 años ésta tarde luego de cinco días de búsqueda. Había desaparecido el miércoles en el Lago Piru, al norte de Los Ángeles, tras haber alquilado un bote junto a su hijo Jacey, de 4 años. Según cuenta el niño, ambos bajaron a nadar, pero Rivera nunca regresó. Las autoridades sospechan que un torbellino la succionó o que se golpeó la cabeza con una roca o árbol debajo del agua. Su muerte es el último de los sucesos de la “maldición de Glee”, que reúne muertes, suicidios, drogas, abuso, racismo, posesión de pornografía infantil y violación.

Desaparición de Naya Rivera, otra desdicha de “Glee”

Naya Rivera debutó en la sit-com “The Royal Family” en 1991 y desde entonces participó en diversas series y películas. Sin embargo, saltó a la fama en la serie juvenil y musical “Glee” con el papel de Santana López, a quien interpretó de 2009 a 2015 y le dio numerosos premios y nominaciones. Santana era la porrista popular y la chica mala del colegio, pero se convirtió en un personaje muy querido por los fanáticos gracias a la pareja que formaba con Brittany. Así fue como Rivera consiguió dedicar su carrera a la música y la actuación. Su último papel fue en la serie de YouTube Red “Step Up” que acaba de confirmar una tercera temporada.

Rivera había ingresado al grupo de la “maldición” de la serie de Ryan Murphy en 2017, cuando fue arrestada por violencia doméstica contra su ex marido y padre de su hijo, Ryan Dorsey. La condena terminó por alcanzarla con el peor final. Con 33 años, la actriz murió ahogada en un paseo con Jacey, donde el niño logró volver al bote hasta que fue encontrado dormido horas más tarde, pero su madre no tuvo la misma suerte.

Glee fue y sigue siendo un éxito mundial. Incluso, el elenco mantuvo, hasta marzo de éste año, el récord de más canciones en el chart de Billboard “Hot 100”. Pero la serie que destacó por poner sobre la mesa temáticas, hasta entonces, poco habladas y poner como héroes a las minorías, debió atravesar diversas tragedias. La primera fue mientras la serie estaba aún al aire. Un día como hoy pero en 2013, el protagonista Cory Monteith, quien interpretaba a Finn Hudson, falleció de una sobredosis de alcohol y heroína. El actor de 31 años había estado internado en un centro de rehabilitación dos meses antes por una adicción que había puesto su vida en peligro numerosas veces desde los 19 años. La serie le dedicó el emocional episodio “The Quarterback” para recordar tanto a Monteith como a su personaje.

Ese mismo año, Mark Salling, Noah “Puck” Puckerman en la serie, fue acusado por su novia de violación. Y pese a que ese juicio fue arreglado con 2.7 millones de dólares, la “maldición” volvió a actuar dos años después. Salling fue arrestado por poseer más de 50 mil imágenes de pornografía infantil que hubieran derivado en entre cuatro y siete años de prisión. Pero dos meses antes de su sentencia, en enero de 2018, el actor fue encontrado ahorcado en un suicidio que terminó con su vida a los 35 años.

Melissa Benoist, que le daba vida a Marley Rose en Glee, contó el año pasado en un video que su ex marido, Blake Jenner, quien también formó parte de la serie como Ryder Lynn, la maltrataba y abusaba físicamente. Describió que fue golpeada con tanta fuerza que se quedaba sin aire, arrastrada por el pelo por el suelo, golpeada en la cabeza, pellizcada hasta que se le destrozó la piel, estrellada contra la pared, ahogada. Incluso recordó cuando le arrojó un celular que le fracturó la nariz y le rasgó el iris, que la dejó parcialmente ciega de un ojo para siempre.

Hace poco más de un mes y en medio de las protestas a favor del Black Lives Matter por el asesinato de George Floyd, Lea Michele, Rachel Berry en la serie, fue acusada de racismo sistemático en el set de Glee. Samantha Ware, que interpretó a Jane Hayward, twitteó luego de que Michele apoye las marchas: “¿Recuerdas cuando hiciste mi primer trabajo un infierno? Porque yo nunca lo olvidaré. Le dijiste a todos que si tuvieras la oportunidad defecarías en mi peluca, entre otras microagresiones traumáticas que hicieron que me cuestione una carrera en Hollywood”. Otros actores afroamericanos se sumaron al tweet a hacer comentarios de apoyo que resultaron en una disculpa pública por parte de Michele. Ware luego refutó: “Creo que Lea sufre de un síntoma de vivir en este mundo en una industria que se adapta a los blancos.” Michele ya había sido acusada de ser difícil compañera de trabajo en otras ocasiones, sobre todo en Glee, donde el papel de Rachel era el protagónico y estaba escrito para ella basado en su vida personal.

Otros casos que fueron menos públicos fueron la muerte del entonces novio de Becca Tobin (Kitty Wilde) Matt Bendik a causa de un paro cardíaco en 2014 y del asistente de director Jim Fuller en 2013.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos