Mañana estrena I’m Thinking of Ending Things: un repaso por la filmografía de Charlie Kaufman

im-thinking-of-ending-things-poster-jessie-buckley-social

Por Gastón Cuneo

Desde que Netflix empezó a producir sus propios contenidos, abrió la ventana para dar a conocer algunos productos audiovisuales, si se quiere, más atípicos. Directores consagrados como Martin Scorsese o Noah Bambauch encontraron en la plataforma un vehículo para filmar películas más ambiciosas, con menos imposiciones –El Irlandés dura tres horas y media; un número casi imposible si se lo piensa en términos comerciales y de taquilla en un estreno en salas- y más libertad. Este viernes 4 de septiembre, otro director y guionista consagrado -cuatro veces nominado al Oscar, premio que ganó en 2005 por el Guión Original de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos– y elevado a la categoría “de culto” aterriza en la N roja: Charlie Kaufman. A pesar de que la plataforma tiene un catalogo con películas usualmente más previsibleas y formulaicas, Kaufman tiene un estilo narrativo muy particular, con un toque absurdo y surrealista: a la ya mencionada Eterno resplandor…, se suman otras como Quieres ser John Malkovich -por la que ganó su primera nominación al premio de la Academia en 1999-, El ladrón de orquídeas y Anomalisa. Este año también explotó su costado literario: en julio publicó Antkind -bajo el sello Random House-, una sátira de 700 paginas sobre la vida de un critico de cine. Un relato extenso con muchas subtramas pero concertadas alrededor de un mismo personaje: B. Rosemberg Rosemberg. I’m Thinking of Ending Things (traducida en Latinoamérica como Pienso en el final) es una adaptación de la novela homónima de Iain Reid, un material en el que Kaufman puso el ojo para agregarle un toque surrealista, característico de su filmografía. La película tiene una premisa sencilla: cuenta la historia de una chica -de nombre desconocido, interpretada por Jessie Buckley-, que viaja a la granja en la que viven los padres (Toni Colette y David Thewlis) de su nuevo novio Jake (Jesse Plemons). No se sabe mucho más sobre la película además de ese disparador, solo que ese encuentro despierta tensiones entre los personajes. El misterio es un elemento sustancial que cruza toda la filmografía de Kaufman. Aquí un repaso por la misma, previo al estreno de su nueva película.

1999: Quieres ser John Malkovich, dirigida por Spike Jonze Estrenada a finales de siglo pasado, la película fue un quiebre a nivel audiovisual e instantáneamente dividió aguas entre el publico y la crítica: para algunos, una comedia ocurrente; para otros, una seguidilla de escenas incoherentes. La película cuenta la historia de un titiritero que, durante una jornada laboral, descubre un portal que lo conduce a la mente del actor John Malkovich. Kaufman tardó cinco años en escribirla y tuvo un elenco de figuras conocidas: el propio Malkovich, Cameron Diaz y John Cusack. 2001: Human Nature, dirigida por Michel Gondry La ópera prima de Michel Gondry empezó a establecer las bases en las que se establecerían su pareja artística con Kaufman. En Human Nature, un científico y una naturalista crían y educan a un hombre nacido en estado salvaje. Para muchos críticos algo imperfecta, la dupla terminaría de explotar y de consagrarse con la película estrenada en 2004. 2002: El ladrón de orquídeas, dirigida por Spike Jonze Kaufman acá incoporó un costado de metalenguaje, con la historia de un guionista que intenta adaptar un libro para su versión cinematográfica. La protagonizaron Nicolas Cage, Meryl Streep y Chris Cooper y estuvo basada en el cuento homónimo de Susan Orlean. Tuvo cuatro nominaciones al Oscar -ganó uno, Cooper por Mejor Actor de Reparto- y recaudó casi 33 millones de dólares, un éxito moderado, pero creció a medida que pasó el tiempo. 2002: Confesiones de una mente peligrosa, dirigida por George Clooney Aquí el guion de Kaufman volvió a ser filmado por un debutante, en este caso el actor George Clooney, que también tiene un rol secundario en la película. Su primera vez en la silla de director cuenta la historia de un productor de televisión que dice haber sido asesino de la CIA. La protagonizaron Sam Rockwell, Drew Barrymore, Julia Roberts y el propio Clooney. 2004: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, dirigida por Michel Gondry El éxito con mayúsculas de Charlie Kaufman. No sólo fue la película por la que ganó su primer y único Oscar, sino la que combinó una pátina de prestigio con cierta popularidad: con los protagónicos de Jim Carrey y Kate Winslet, fue verdaderamente exitosa. Costó 20 millones de dólares y recaudó casi 73. Era una apuesta ambiciosa, porque combinaba el romance con la ciencia ficción y el thriller, y para muchos críticos es una de las grandes películas del siglo XXI: ocupa el puesto número 83 de las mejores de la historia para Empire y en 2009 Time Out New York la ubicó en el puesto tres de las mejores de la década. 2008: Synecdoche, New York, dirigida por Kaufman Su ópera prima como director, en la que conservó todos los elementos de su estilo, fue protagonizada por el fallecido Phillip Seymour Hoffman. Hoffman interpretó a un director teatral neurótico a punto de estrenar una obra, que se mueve entre las pesadillas y el mundo real. 2015: Anomalisa, dirigida por Kaufman En su ante última película como director, Kaufman incorporó un género que no había trabajado antes: la animación. Aunque se trata de un drama encarado para un público adulto, la historia sigue a un hombre que atraviesa una crisis de madurez,  y cuenta sobre el descubrimiento del amor en una determinada etapa de la vida.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos