Lovecraft Country: una historia de monstruos racistas

60c43196-b57d-4961-9d83-820c1c94479d

Por Camila Jarsun

El domingo se estrenó el primer episodio de Lovecraft Country, la nueva apuesta de HBO. La serie se desarrolla en la década del cincuenta, un momento turbulento para los afroamericanos. Los personajes no solo se enfrentan a monstruos pertenecientes al universo del conocido escritor, sino que también, y aún peor, al racismo de la sociedad estadounidense.

La historia está basada en la novela Territorio Lovecraft de Matt Ruff, publicada en 2016. Atticus, interpretado por Jonathan Majors (Da 5 Bloods de Spike Lee), emprende un viaje junto a su tío George (Courtney B. Vance) y su amiga de la infancia Letitia, interpretada por Jurnee Smollett-Bell (quien se llevó muchos insultos por parte de los fans de DC al representar una versión afroamericana de Canario Negro en Birds of Prey), para buscar a su padre desaparecido. Atticus parte en su búsqueda luego de recibir una carta en donde éste le dice que encontró sus orígenes en Ardham. Aunque al principio el protagonista está convencido de que se refiere a Arkham, territorio ficticio creado por Lovecraft, su tío, quien escribe una guía con los lugares seguros para los afroamericanos, («The Negro Motorist Green Book», como en la película ganadora del Oscar Green Book), lo convence de lo contrario.

Lovecraft country

El primer capítulo comienza con un sueño de Atticus en medio de una guerra. Esta pequeña secuencia en blanco y negro es un avance de lo que será la serie cuando, antes de que termine la escena, la entidad creada por Lovecraft, Cthulhu, es derrotada por el famoso beisbolista Jackie Robinson, quien luchó por la iguladad de los derechos civiles y en contra de la discriminación junto a Martin Luther King.

Cabe destacar que el autor de los libros al que se referencian sus criaturas, H. P. Lovecraft, tenía un profundo odio racial, una especie de fobia que reflejaba en sus historias, donde los protagonistas tienen una aversión a los extranjeros, en especial a aquellos que no son blancos. “Las historias son como la gente, amarlas no las hace perfectas pero las aprecias, toleras sus errores” dice Atticus durante el capítulo.

Misha Green, showrunner de la serie, empezó a adaptarla para televisión un año después de que se publicara el libro. J.J. Abrams, director de los episodios XVII y XIX de Star Wars y creador de la serie Lost, y Jordan Peele la acompañan como productores ejecutivos. Se nota la impronta de este último al repasar, por ejemplo, las películas que dirigió: Get Out (2017) y Us (2019), donde el terror “sobrenatural” al que se enfrentan los personajes es el racismo.

cosos

Lovecraft Country se desarrolla en 1954, época donde regían las leyes Jim Crow, las cuales promulgaban la segregación en las instalaciones públicas bajo el lema “separados pero iguales”, por el cual diferenciaban, no sólo a los afroestadounidenses, sino también a otros grupos étnicos que no pertenecían al grupo de los blancos. Su nombre lo llevaba “en honor” a un personaje teatral que hacía blackface para representar de forma racista a los afroamericanos y a su cultura.

A lo largo del episodio hay varias referencias sutiles al racismo institucionalizado. Por ejemplo, mientras los afroamericanos esperan el autobús, se ve a lo lejos una publicidad que muestra una familia “blanca” bajo la frase “no hay modo como el modo americano”. También la historia que cuenta el tío George sobre la Casa Blanca antes de que escapen por sus vidas de un restaurante, o la voz en off de James Baldwin, escritor y activista de los derechos civiles, en la que se lo escucha decir “el sueño americano se realiza a expensas del negro americano”, clip que pertenece al debate que tuvo con el escritor conservador William F. Buckley en 1965.  Además, la pequeña hija del tío, que dibuja cómics, cambia la historia de Pantera Negra por la de una marciana blanca con el estereotipo de belleza que llevan todas las mujeres en las historietas de ese estilo.

Este primer capítulo lleva el nombre de Sundown (al caer la noche), un juego de palabras que trae consigo dos connotaciones: la presentación de la primera criatura mitológica que los ataca, y otro aspecto de las leyes Jim Crow. Las “sundown towns”, donde sucede la escena final, eran lugares donde los afroamericanos no podían estar luego de la caída del sol (algunos de estos incluían mexicanos, judíos y japoneses). “N—-s, no dejen que el sol les pegue aquí”, dice el cartel que marca el límite entre territorios.

La serie cuenta con diez episodios que se podrán ver todos los domingos a las 22 hs, horario por el que han pasado grandes producciones como Game of Thrones y Westworld, por lo que HBO confìa en que se volverá una de las más vistas de la temporada. “Esta es la historia de un muchacho y su sueño. Pero, sobre todo, es la historia de un joven americano, y de un sueño genuinamente americano” se escucha al comienzo del capítulo. Lovecraft Country resuena en la actualidad, rescata lo valioso del autor para redefinirlo y transformarlo en algo que represente a la sociedad, que le permita crecer y avanzar.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos