Los rostros del poder detrás del éxito en la industria musical

WhatsApp Image 2020-08-04 at 12.09.19 PM

Por Bárbara Ventura

A través de los años, los ejecutivos de las discográficas y los mánagers se convirtieron en piezas fundamentales para el descubrimiento y posicionamiento de artistas en todo el mundo.

Uno de los más respetados magnates en la historia de la industria de la música, no solo por sus colegas sino también por sus clientes, es Clive Davis, productor y fundador del sello norteamericano Arista Records. El empresario de 88 años comenzó su carrera profesional en Columbia Records a principio de la década del 50, como parte del equipo jurídico de la discográfica, que para ese entonces se dedicaba a la música clásica y teatral. Cinco años más tarde se convirtió en el presidente de la cadena televisiva estadounidense CBS, que solía subsidiar a Columbia. Desde entonces, Davis le abrió las puertas de la industria musical a artistas como Janis Joplin, Bruce Springsteen y Pink Floyd, entre otros, para así convertir al sello en una compañía de Rock and Roll. En 1973, fue despedido debido a un escándalo por facturación fraudulenta en el que fue involucrado por colegas de la discográfica y CBS. No obstante, el empresario fue absuelto tras haber demostrado su inocencia ante la justicia de Nueva York y un año más tarde fundó Artista Records, bajo el sello Sony Music. Allí supieron figurar cantantes como The Notorious B.I.G, Patti Smith, Aretha Franklin y Whitney Houston, introduciendo así el R&B y el Pop al negocio de la música.

Sin embargo, tras años de un exitoso liderazgo, los dos directivos principales de Bertelsmann, compañía alemana que había comprado el sello, decidieron que, a sus 66 años, ya era hora de que Clive Davis diera un paso al costado de la empresa. Decisión que unió no solo a sus más grandes competidores en la industria sino también a sus clientes, e incluso al público general, para evitar que Davis fuera desplazado de su puesto en el sello estadounidense que él mismo fundó. La protesta en común en el mundo de la música llegó a los medios de comunicación y esto generó un rápido acuerdo para crear un nuevo sello en conjunto al que bautizaron como J Records. En él, Clive firmó con artistas como Carrie Underwood y Pearl Jam, entre otros.

WhatsApp Image 2020-08-04 at 12.01.17 PM

Otro de los ejecutivos más respetados en la industria musical hasta hoy es Clarence Avant, mejor conocido como “The Black Godfather”. A diferencia de Clive Davis, él se dedicó a ser un mentor no solo de artistas del calibre de Michael Jackson sino también de algunos empresarios y personalidades más relevantes e influyentes de la política estadounidense y el deporte, como Barack Obama, Bill Clinton y Muhammad Ali.

Su recorrido en el mundo de la música comenzó en los años 50, cuando Clarence manejaba la discográfica del músico de Jazz Teddy Powell, ubicada en Nueva Jersey,  en la que se organizaban conciertos de Sam Cooke y Jackie Wilson, entre otros artistas. Allí es donde conoció a Joseph G. Glaser, director musical de Louis Armstrong y fundador de la compañía Associated Booking, que en aquél entonces representaba a la cantante Dinah Washington. Fue el empresario quien lo convenció de entrar al mundo del espectáculo como mánager y desde entonces Clarence Avant se convirtió en una leyenda en la industria del entretenimiento.

avant

 

 

 

 

 

A través de los años, el negocio de la música vió nacer nuevos productores y mánagers que hasta este día deciden priorizar el poder y el dinero ante el compromiso para con sus clientes. Uno de ellos es Simon Cowell, ex director del sello discográfico británico, SYCO Music. El empresario es mejor conocido por crear boy bands y girl bands como Westlife, One Direction, Fifth Harmony y Little Mix; aunque a pesar de su éxito como mentor de artistas, sus clientes tienden a abandonar la discográfica. Entre la lista de cantantes que rescindieron sus contratos con SYCO Music se encuentran la cantante Leona Lewis, quien en 2015 acusó a Simon Cowell de aprovecharse de ella y aseguró que muchas personas en la discográfica intentaban decirle cómo ser, qué hacer y cómo actuar. Alexandra Burkle, ganadora de The X Factor en 2008 también abandonó el sello y acusó a los ejecutivos de “restringirla”.

Little Mix, la girl band integrada por Perrie Edwards, Jesy Nelson, Jade Thirlwall y Leigh Anne Pinnock abandonó SYCO en 2018 tras haber iniciado su carrera con el sello en 2011 luego que la banda fue creada en The X Factor, show televisivo en el que también se formó One Direction. Las artistas decidieron rescindir el contrato con la compañía luego de redactar un email en el que se vieron obligadas a exigirle a los ejecutivos agregar los créditos extras por la composición en uno de los hits de su quinto disco, “Woman Like Me” lo que, desató tensión entre Modest Management, empresa que representa a la banda y SYCO Music. No mucho más tarde, un representante de Simon Cowell confirmó que el sello ya no trabajaría junto a Modest sino también que la banda quedaría bajo la discográfica, RCA Records, desligandose así de SYCO Music.

Por su parte, One Direction realizó su última presentación televisiva en The X Factor, show que los vio nacer como banda. Tras 10 años de contrato bajo Syco Music, que contó con la grabación de 5 discos en 4 años e innumerables presentaciones de 4 giras mundiales, Louis Tomlinson, Harry Styles, Zayn Malik, Niall Horan y Liam Payne decidieron ponerle un alto a su vida frenética y sin pausa que supieron llevar desde 2011 hasta 2015 y, volver a empezar una nueva aventura por su propia cuenta. En aquel entonces, todos los integrantes decidieron firmar nuevos contratos con diferentes discográficas para emprender sus carreras solistas salvo Louis Tomlinson, quien finalmente también abandonó el sello británico el pasado 11 de julio, a días de celebrarse el décimo aniversario de One Direction.

simon cowellOtro de los mánagers y productores más exitosos en la industria musical actualmente es Scooter Braun. Sin embargo, pese a sus aciertos como representante de Justin Bieber y J Balvin, su registro como empresario del mundo de la música cuenta con grandes faltas de profesionalismo que lo llevaron a ser despedido por su actual cliente, la cantante estadounidense Ariana Grande, por un corto periodo de tiempo en 2016. Esta decisión llevó a la intérprete de “God Is a Woman” a componer una canción a la que título “Jason’s Song (Gave It Away)” en la que expresó que se sentía una esclava de las decisiones de Braun. En ella, también lo acusó de bloquear y hacer caso omiso a su propia visión de la artista que quería ser en aquél entonces.

Otro de los pasos fallidos en su carrera como mánager  se remonta a 2014, tras la separación de la banda británica The Wanted, que él solía representar. Pese a que la conexión entre los integrantes y Braun parecía prometedora para lanzar la carrera de los jóvenes en los Estados Unidos, todo se derrumbó cuando el grupo decidió realizar su reality show en la pantalla de E! Entertainment, lo que finalmente le dió pie a The Wanted para ponerle punto final a su carrera como banda. Mientras el grupo estuvo bajo el manejo de Scooter Braun, obtuvo mala prensa y fueron catalogados como ‘’chicos problemáticos’’ tras pelearse y atacar a los miembros de One Direction en las redes sociales, incluso también a Christina Aguilera.

Sin embargo, el verdadero escándalo estalló para Scooter Braun el año pasado, luego de que Taylor Swift lo acusara de comprar su catálogo musical que pertenecía a la discográfica independiente Big Machine Records sin su conocimiento. La artista oriunda de Tennessee aseguró que nadie la había puesto al tanto de la adquisición de Braun de toda su discografía y que se enteró por Twitter de la noticia. La intérprete aseguró en una entrevista para CBS que había mantenido cientos de conversaciones sobre Scooter Braun con el dueño de Big Machine Records, Scott Borchetta, porque ella no quería que él tuviera acceso o control sobre su música; pero que el empresario respetó su decisión hasta que 300 millones de dólares llegaron a la puerta del sello independiente.

Los problemas no se detuvieron allí, en noviembre de 2019 Taylor anunció mediante sus redes sociales que sería reconocida como la artista de la década en los American Music Awards, pero aseguró que “ya no sabía qué hacer”. Reveló que Scooter Braun no le permitía cantar los clásicos que ella misma compuso a lo largo de su carrera para presentarse en vivo en la ceremonia y acusó tanto a Braun como a Borchetta de chantajearla cuando solicitó usar su propia música en los AMAs ya que, ambos cederían ante su pedido si ella decidía no volver a grabar sus discos este año. En la extensa denuncia pública, Taylor Swift también señaló que los empresarios tampoco le permitirían usar su catalogo discográfico para su documental en Netflix, “Miss Americana”.

 

scooter

Casos así demuestran que pese a que magnates apasionados como Clive Davis o Clarence Avant marcaron el camino de la industria musical con pasión, dedicación, ética y el respeto por el arte, y los artistas a través de los años, la avaricia y el dinero se convirtieron en una prioridad que se acompañan una de la otra, sin importar el costo en el ojo público o puertas adentro.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos