Los éxitos de la pantalla que se mudan al teatro

Por Gastón Cuneo

¿Qué es lo que convierte a un producto en un éxito? Autores, directores y productores intentan responderlo desde hace años, pero no hay una única fórmula que funcione para siempre. En las salas teatrales de la calle Corrientes hay una nueva que parece que va a rendir un tiempo: las obras basadas en una película o que han sido éxito en el cine antes de estrenarse aquí, aunque provengan a su vez del teatro o de un libro. La obra que abrió este pequeño fenómeno -estrenada en marzo de 2018- fue Perfectos desconocidos. La película italiana del 2016, dirigida por Paolo Genovese, había sido un éxito a nivel global. Terminó recaudando 20 millones de euros en su país de origen y al poco tiempo atrapó y convenció a otros productores a lo largo del mundo: tuvo una remake española (bajo la firma del reconocido Alex de la Iglesia, que cerró la taquilla con 14,5 millones), otra mexicana, una francesa, una china, una húngara y una rusa; entre otros países que también se sumaron al boom. Hace algunos días, el 15 de julio, la película ingresó a los récord Guinness al lograr una marca bastante particular: la más adaptada en la historia del cine, con 18 versiones.

Resultado de imagen para perfectos desconocidos teatro

La historia era sencilla pero tenía una premisa efectiva, a la vez que tocaba un tema actual: un grupo de amigos se junta a cenar y uno de ellos, como juego, propone dejar los celulares arriba de la mesa y leer en voz alta todos los mensajes que les llegan. ¿Qué rol cumple en la vida de las personas el celular? ¿Qué tanto se puede llegar a esconder en ese pequeño aparato? La obra convocó a más de 200 mil espectadores durante trescientas funciones en el Teatro Metropolitan Sura y actualmente el elenco se encuentra de gira representándola por todo el país.

A una cuadra del Metropolitan, en el Multiteatro, se encuentra en cartel otra obra que también nació en una pantalla de cine. La mujer de al lado, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, se basa en la película de los mismos directores El hombre de al lado. Aunque no maneja unos números igual de rimbombantes que la italiana, tuvo 135 mil espectadores en Argentina y 553 mil en el resto del mundo. Fue premiada en el festival de Sundance y en breve tendrá dos remakes, una brasileña y una española.

Resultado de imagen para el hombre de al lado

Un conflicto que nace en el vínculo de dos vecinos -notoriamente diferenciados desde un punto de vista socioeconómico y cultural; dos mundos que jamás podrían convivir unidos, a pesar de la poca distancia geográfica que los separa- despierta una grieta irreconciliable entre ambos. Victoria es el prototipo de “la chica de barrio”: es atrevida, lanzada, un poco guarra y no esconde lo que piensa. Un día construye un boquete (“para que pueda entrarme un poquito de sol”, según sus propias palabras) en una medianera que desemboca en la casa de Leonardo, un arquitecto que vive con su mujer y su hijo en la Casa Curuchet, una de las construcciones de la ciudad de La Plata más relevantes del siglo XX. La puja entre ambos crece día a día y pareciera no tener tregua.

Las diferencias de la obra con la película son bastantes. No solo trabaja una puesta minimalista -mientras que el film fue rodado íntegramente en la Casa Curuchet-, sino que al intercambiar al segundo rol protagónico por uno femenino se establece una nueva relación de poder: ahora pasa por la seducción. Ella es también una mujer que intenta arruinarle la vida de casado a su vecino; y él, un hombre que se deja seducir. La mujer de al lado apuesta más a la comedia que al tono amenazante de la película y el personaje femenino aliviana la carga densa, aunque maneja la misma ambigüedad. Germán Palacios interpreta el mismo rol que tuvo en la película del 2009 Rafael Spregelburd, mientras que Griselda Siciliani juega al papel que interpretó Daniel Aráoz. “”Siempre se nos reprochó que no tuviéramos protagonistas femeninas en las películas, así que acá respondemos a esa demanda. Es la misma historia de la película, pero resignificada. Queríamos despegarla un poco, pero mantener la simpleza y la contundencia””, afirmó Mariano Cohn para el diario La Nación. Su socio -artístico, más no comercial: en la partida teatral la producción es exclusiva de Tomás Rottemberg- Duprat afirmó que “esta puesta va tener sus particularidades porque la idea es aportarle lo que dominamos bien por haber hecho unas cuantas películas: un buen diseño sonoro, una musicalización que tenga un rol importante en la creación de climas, algunas elipsis…”.

Resultado de imagen para la mujer de al lado teatro

Frente al Multiteatro, el 22 de mayo se estrenó Departamento de soltero. Y así como el teatro hizo lugar a películas contemporaneas, también permitió adaptar algo clásico. El escenario del teatro Lola Membrives es al que Laurita Fernández y Nicolás Cabré se suben a representar esta película de 1960, dirigida por Billy Wilder y protagonizada por Jack Lemmon y Shirley McLaine. En aquel entonces fue ganadora de cinco premios Óscar: mejor película, dirección, guión, montaje y dirección de arte. Para muchos críticos y directores, al nivel de una obra maestra del cine.

Resultado de imagen para the apartment

En la adaptación de Carlos Rivas ya no están CC Baxter ni Miss Kubelic: son el señor y la señorita López, y el departamento en cuestión se muda al barrio de Monserrat. Departamento de soltero es una comedia romántica sobre el señor López, un humilde empleado de una aseguradora que le presta el piso en donde vive a su jefe para ir con sus amantes. Vive con la esperanza de alcanzar un ascenso en la empresa, pero enterarse que otra de las tantas mujeres con las que va es la chica de la que está enamorado, las cosas se complican.

La puesta de Daniel Veronese tiene, además, un plus en el que la ficción se cruza con la realidad: Cabré y Fernández son pareja hace más de un año. Se conocieron durante la temporada de Sugar -otro suceso que nació en el cine, adaptando la legendaria Una Eva y dos Adanes, dirigida también por Billy Wilder- y Gustavo Yankelevich volvió a confiar en la dupla, al mismo tiempo que ellos lo hicieron con la idea de un trabajo compartido de miércoles a domingos. En varias entrevistas revelaron las reglas que mutuamente se impusieron para poder hacer la obra juntos: una de ellas fue la de no besarse durante los ensayos. Y esta es una diferencia esencial que tiene la obra con la película: los dos protagonistas se besan. “Él nunca me los quiso dar porque en los ensayos no se dan besos, que es así, pero no hace una excepción conmigo”, le reprochó ella en Morfi (Lunes a viernes a las 10, por Telefé). Otra pequeña diferencia es que el personaje femenino ya no trabaja como ascensorista sino como recepcionista, pero es un mínimo cambio que no perjudica la estructura del guión.

La última obra en cuestión es 7 años, actualmente en cartel en el Teatro El Picadero. La primera película producida en España para ser estrenada originalmente en Netflix encontró, pocos días después de haber sido lanzada en la plataforma, una nueva vertiente con la cual seguir recaudando: el teatro. Varios países del mundo contactaron a los productores para poder adaptarla, y al día de hoy existen puestas en Madrid, San Pablo, París, Ciudad de México y Buenos Aires. La película dirigida por el catalán Roger Gual tenía el beneficio de transcurrir en una sola locación: una oficina. 7 años plantea, desde su afiche, un dilema: ¿cuánto vale tu libertad? Cuatro socios de una empresa deben decidir cuál de todos irá al prisión. El Estado descubrió que lavaban dinero en paraísos fiscales y sólo uno de ellos podrá hacerse cargo. Quien la adaptó para la escena local -y también la española- fue Daniel Veronese, el mismo que montó Departamento de soltero. El elenco argentino está compuesto por Florencia Raggi, Miguel Ángel Rodríguez, Nicolás Scarpino, Walter Quiroz y Martín Slipak.

Resultado de imagen para 7 años

La fórmula pareciera consolidarse. En el verano llegará otra adaptación de una película, esta vez en su formato más explotado: la adaptación en clave de musical. Se trata de Kinky Boots, una película de 2005 que adaptaron por primera vez para el teatro la cantante Cindy Lauper y el libretista Harvey Fierstein.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos