Lisandro Alonso en el Festival de Mar del Plata: “Siento no tener la sensibilidad para realizar una película narrativa”

“El clima es digno de una película tuya”, bromeó el programador Marcelo Alderete. Afuera llovía, el frío era intenso y el Boulevard Patricio Peralta Ramos estaba casi desierto. Adentro, sobre el escenario del espacio Tronador Concert, el director Lisandro Alonso conversaba sobre su vida, su carrera, los directores que lo inspiraron y su próximo proyecto; en la sección Charlas con Maestros del Festival marplatense.

Dentro de los realizadores que lo marcaron en su carrera eligió a Jim Jarmusch, John Cassavetes (“hubo una época en la que no podía dejar de ver sus películas”), John Ford, Leonardo Favio (“que me parece mucho más autentico que Torre Nilsson”), Martín Rejtman y María Luisa Bemberg; y reconoció que no era tan fanático de Jean Luc Godard “aunque Alphaville me gusta mucho”.

IMG_5911

Marcelo Alderete: Después de Jauja viajaste con una beca para escribir un guion. Recuerdo que trataba algo relacionado sobre el Amazonas y Brasil, ¿en qué quedó eso?

Lisandro Alonso: No fue un proceso arduo. Lo escribí con Martin Caamaño y Fabián Casas. Lo que fue arduo es que es una película que la voy a filmar en Portugal, México, España, quizás Brasil y Estados Unidos; y hay que triangular muchas casas productoras. Entras en una cadena que demoras meses y en muchos lugares te lo rebotan. Recién a fin de año estimamos tener la financiación completa que requiere lo que yo quiero filmar. Es una película algo difícil de explicar, vamos a ir encontrándole la forma a medida que la vayamos filmando, para crear un mundo propio y único que sea válido para esta historia.

El cine de Alonso es un cine de climas y de atmósferas, más apartado de las estructuras narrativas de tres actos. “Trato de, aunque pueda sonar solemne, poner a una persona aislada en la naturaleza: un monte, una selva. La observo manipulando el espacio y el tiempo y trato de que ese ejercicio genere un extrañamiento”, explicó. A la hora de escribir sus guiones, dijo que la narración mediante la palabra no la considera necesaria: «Si haces una adaptación de Shakespeare, probablemente la necesites; pero si no no. Yo elijo hacer cosas que estén mas cerca de mi sensibilidad»

M.A: ¿Tenés una idea de comienzo de rodaje?

L.A: Vamos a empezar a filmar el 18 de marzo, tenemos dos semanas en Portugal y después nos vamos para México. Después tenemos que esperar hasta el invierno de Estados Unidos para irnos a filmar allá. Todavía no tengo definido el idioma de la película: puede ser en guaraní, en un idioma nativo inventado; aún no lo sé.

Resultado de imagen para lisandro alonso

Alonso estuvo presentando Jauja en la Competencia en la edición 2014 del Festival, cinco años atrás. “Para mí fue una película más significativa en términos de estructura. Antes hacia una película en diez días y ahora tenia una gran estructura detrás. Pero las energías que uno le pone al proyecto son las mismas”, señaló.

M.A: ¿Te da ganas de volver a tus comienzos, a filmar algo más sencillo?

L.A: Es que yo sigo en mis comienzos, no es que quiero filmar Titanic, es gente caminando (risas). En diferentes países, pero gente caminando.

M.A: ¿Está costándote volver a filmar?

L.A: Me parece que a cualquier director comercial también le cuesta volver a filmar. No sé, yo no lo veo a (David) Cronenberg filmar tan seguido. A Sergio Leone también le costaba filmar, por más que las películas eran mas ampulosas. Creo que a todo el mundo le cuesta mas filmar y llevar adelante su proyecto. Ningún proyecto es fácil. Elijo no pensar cuál puede llegar a ser fácil, solo tengo una necesidad de hacer las películas que me salen.

M.A: ¿Cómo puede ser que te siga costando, que ya no tengas ganado un terreno de comodidad?

L.A: Cada vez hay menos dinero, no es que no esté cómodo. Antes yo necesitaba menos y los fondos daban más, hoy si me pongo a contar la ayuda internacional que tuve fueron de entre diez y quince lugares. Con la ayuda del INCAA y un poquito de Europa me alcanzaba, ahora estoy complicado. Esta película que estoy por filmar, por ejemplo, es la primera en la que no tengo subsidio del Instituto, se ve que me estoy poniendo viejo y estoy escribiendo peor (ríe). 

M.A: ¿Presentaste el proyecto y no quedó?

L.A: Lo presenté y quedó como suplente, tuve que renunciar para poder aplicar de nuevo, que es un tramite que demora un año. El INCAA, igualmente, es uno de los mayores productores de la región y son súper bondadosos. Yo siempre pensé que deberían apoyar hasta la tercera película de un director.

M.A: ¿Por qué?

L.A: ¿Por qué deberían darme dinero a mi para una cuarta, quinta, sexta película y no darle el dinero a otro que está recién comenzando? No veo por qué tengamos que ser “INCAA-dependientes”.

M.A: ¿Nunca te pasó que aparezca un productor y se ofrezca producirte la película entera?

L.A: La primera que hicimos, La Libertad, la estrenamos en el Festival de Cannes en el 2001. Me la encontré a Lita Stantic y le ofrecí otro proyecto. Después, con el tiempo, descubrí que Lita necesitaba tener todo el presupuesto listo antes de arrancar la filmación y eso a mí no me servía. No llegó a ser una frustración, pero en ese mismo momento empezó a trabajar con Lucrecia (Martel) y fue una cosa de egos medio rara. Ahora ya tengo mi propia productora: son mi escritorio y mi casa.

M.A: ¿Qué te llevó a estudiar cine?

L.A: Es que yo no quería estudiar carreras clásicas; no sé, medicina, arquitectura, las de la UBA. Me parecían muy difíciles, tenía que hacer el CBC… pero tampoco tenía una afinidad especial con el cine, me pedían que llene una ficha con mis cinco películas preferidas y ponía tres. No me gusta definirme como un cinéfilo, todavía me faltan muchos años para poder ver otras cosas.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos