LaChapelle en 10 imágenes

Por Antonella Ferretti y Rocío Llano

La carrera de David LaChapelle comenzó hace más de treinta años, cuando Andy Warhol le ofreció trabajo como fotógrafo para la revista Interview. Hoy es considerado uno de los artistas visuales contemporáneos más importantes, con una impronta llamativa y auténtica. Además de retratar a celebridades, dirigió documentales y varios videoclips de músicos como Elton John, Christina Aguilera y Amy Winehouse.

Si bien sus imágenes aparecieron en portadas de importantes medios, como Vanity Fair, Vogue, Rolling Stone y The New York Times Magazine, no sólo se dedicó a realizar campañas publicitarias, producciones comerciales o retratos de celebridades para revistas, sino que se destaca también en la fotografía artística, con una irónica crítica al consumo y una fuerte reivindicación de los derechos sexuales y sociales. Sus obras proyectan la cultura pop del siglo XXI y reflejan los temas en los que encuentra inspiración, desde el arte clásico y el callejero,  hasta la metafísica y la inmortalidad.

Entre el 29 de octubre y el 30 de diciembre en La Usina del Arte se puede visitar la muestra que recorre su obra. La exposición incluye retratos de figuras como David Bowie, Michael Jackson, Naomi Campbell y Cameron Díaz, y algunos de sus últimos trabajos, alejados de la fotografía comercial. También forman parte las series Earth Laughs in Flowers (2008-2011) y LandScape (2013), nunca antes vistas en la Argentina. Para no llegar desprevenido a la exhibición del artista estadounidense, acá va un repaso por algunas de sus producciones más emblemáticas:

«My Own Marilyn» (2002)

my-own-marilyn
Amanda Lepore como Marilyn Monroe

Esta fotografía evoca al retrato de Marilyn Monroe intervenido por Andy Warhol en “Marilyn’s Diptych”, una serigrafía que se ha convertido ya en un ícono del Pop Art. Su carácter grotesco y su naturaleza caricaturesca exageran los rasgos, deshumanizan el rostro de la modelo y lo asemejan al de un payaso.

La artista transexual Amanda Lepore, musa de LaChapelle es la que posa, y aparece en varios de sus trabajos. En la misma serie está también “My own Liz”, que sigue un estilo semejante, pero con Elizabeth Taylor como protagonista.

«La última cena» – Serie Jesus Is My Homeboy (2003)

jesus-is-my-homeboy
«La última cena» del siglo XXI

Las imágenes religiosas -especialmente las relacionadas al cristianismo- se repiten en varios trabajos de LaChapelle. En este caso interviene la obra “La última cena” de Leonardo Da Vinci, e instala su propia mirada y su propio discurso.

Al artista lo conmovió la simpleza de la frase “Jesus is my homeboy” (“Jesús es mi mejor amigo”), que vio escrita en una remera y lo inspiró a crear esta serie. Comenzó a preguntarse quiénes hubieran sido los doce apóstoles si Dios hubiera decidido reencarnar en los Estados Unidos del siglo XXI. Los compañeros de Jesús no eran ricos ni de la aristocracia: hoy se juntaría con la gente de la calle, con los marginales, los pobres, las prostitutas y los narcotraficantes, y ellos serían sus seguidores más fieles.

«Rape of Africa» (2009)

rape-of-africa
Naomi Campbell representa la belleza en una reversión de «Venus y Marte»

En una visita a la National Gallery de Londres, a LaChapelle le llamó la atención la obra
Venus y Marte de Sandro Botticelli. Al fotógrafo le fascinó que los dioses estuvieran representados por personas y se le ocurrió que esa pintura podría ser contemporánea por las ideas que contiene.

Mientras que el artista italiano usó a Simonetta Vespucci como modelo, Naomi Campbell es la mujer que representa la belleza en «Rape of Africa», en donde el fotógrafo critica la violación de la madre Tierra por actividades ilegales como la minería. Los efectos de la cultura occidental en África son la gran queja del estadounidense, que apunta a la belleza africana como una mercancía y a la existencia de niños soldados.

«The Beatification» (2009)

the-beatification
LaChapelle nunca pudo fotografiar en persona a Michael Jackson

La combinación de celebridades e iconografía católica es otra constante en los trabajos de LaChapelle. Fotografió a Kanye West como Jesús y a Courtney Love sosteniendo a un Kurt Cobain muerto, tal como en la «Pietà» de Michelangelo.

La vida y los juicios a Michael Jackson lo conmueven. En esta serie decide rendirle homenaje y lo retrata como un mártir americano, que fue perseguido aun después de haber probado ser inocente frente a la corte. La idea es redimirlo del desprecio y los prejuicios que el público tiene sobre él. Si bien tenían amigos en común, LaChapelle nunca lo fotografió en persona. Siempre usó collages o dobles, y ese es uno de sus mayores arrepentimientos.

Lil’ Kim: Campaña Louis Vuitton (2004)

lil-kim
La rapera posa para Louis Vuitton

LaChapelle retrató a la rapera Lil’ Kim para una campaña de Louis Vuitton con el logo de la marca impreso en todo su cuerpo, en forma de pequeñas estampas. Su intención no fue simplemente lograr una atractiva promoción de venta, sino además criticar irónicamente los métodos de marketing de las grandes empresas, que modifican la figura humana y la convierten en espacio publicitario.

La desnudez es un clásico en sus trabajos, aunque no la utiliza para erotizar o satisfacer la curiosidad del espectador, sino para liberar la representación del cuerpo del contexto pornográfico o de su habitual asociación con el pecado y la humillación.

«Thy Kingdom Come» (2009)

thy-kingdom-come
LaChapelle suele criticar aspectos de la religión, a pesar de haber sido criado como cristiano

La religión vuelve como tema principal pero desde un lugar mucho más crítico. LaChapelle, que fue criado como cristiano, no busca condenar a la iglesia Católica con su obra, pero sí poner en evidencia su historia de corrupción y abusos sexuales.

Los cadáveres desnudos, lastimados y atados se encuentran a los pies de una enorme pila de oro y obras de arte; mientras el Papa, con las manos ensangrentadas, se encuentra sentado en su trono sobre las riquezas con la mirada puesta en la gloria del cielo.

«I Buy Big Car for Shopping» – Serie All U Can Eat (2002)

i-buy-big-car-for-shopping
La cultura del consumo según LaChapelle

La cultura del consumo es otro de los tópicos recurrentes en la obra del artista, que juega
con la paradoja del consumismo. La idea de que la felicidad aparece con una nueva compra, con gastar mucho dinero en objetos de lujo, y la decadencia que eso produce.

En la serie All U Can Eat retrató un enorme pancho que estimula el deseo insaciable por la comida, una bolsa de pan de marca Wonderbread que cobra vida y también una gigante lata de gaseosa capaz de destruir todo lo que esté en su camino.

Paris Hilton: «Hi Bitch, Bye Bitch» (2004)

paris-hilton-hi-bitch-bye-bitch
Paris Hilton como símbolo de frivolidad

La heredera del grupo hotelero es una de las favoritas de los paparazzis. LaChapelle toma a la figura mediática como centro de su serie en la que la frivolidad, el narcisismo y la actitud exhibicionista son parte de la vida contemporánea.

Paris Hilton representa a la perfección estos elementos y hace de ellos un estilo de vida. Los excesos y aquello fuera de lo común son características que aparecen en los trabajos que el fotógrafo realizó sobre el star system.

 

«Icarus» (2012)

Retrato de la sociedad atrapada en la era digital

Con una fuerte crítica social, aquí LaChapelle muestra cómo la humanidad ha caído en medio de las ruinas de una sociedad digital desechable. Un ángel yace sobre los dispositivos electrónicos, con alas gastadas, torcidas y sin plumas. La acumulación y la obsesión por la tecnología alejan de la espiritualidad y transforman al mundo en un basural frívolo, individualista y superficial.

«Self Portrait as House» (2013)

self-portrait-as-houseSon escasos los autorretratos de LaChapelle, que prefiere concentrarse en el aspecto y la belleza de los demás. Este trabajo, titulado “Autorretrato como casa”, es una manera de poner el foco en sí mismo sin que su imagen aparezca en la obra.

Ira, secretos, problemas con la imagen corporal, vicios, excesos, consumo y adicción. El artista representa esos aspectos de su vida en los diferentes espacios de la casa, que si bien tiene el tamaño de una casa real, con la fotografía se busca simular una casa de muñecas.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos