La lucha de Ya No Nos Callamos Más

Por Tatiana Cuschnir, Rocío Llano y Franco Rosso Lobo 
Informe por Florencia Albornoz, Tatiana Cuschnir, Luis Durán, Sara Fernández, Antonella Ferretti, Magalí García Felice, Nicole Geringer, Rocío Llano, Santiago Llurba, Nicolás Mancini, Evelyn Maroli, Lucía Matusevich, Sofía Montaña, Micaela Padrón, Giselle Pons, Franco Rosso Lobo, Lola Schenone, Juan Zapata

“El último hecho de violencia fue en un recital que dio El Otro Yo con Árbol y Carajo en Castelar; ahí Cristian se violentó conmigo en el camarín. Me llevó al baño y me agarró de los pelos, justo entró Gabriel Guerrisi, guitarrista de la banda en ese entonces, y presenció cómo yo le pedí que no me pegara.” Así comienza su denuncia Carolina Luján, impulsora del colectivo Ya No Nos Callamos Más y ex-pareja de Cristian Aldana, líder de la banda El Otro Yo. Lo que comenzó con un blog anónimo hoy funciona como una agrupación que se encarga de exponer casos como el de Luján y brindar apoyo a las víctimas. “Cuando salimos del baño yo no paraba de llorar y una fan le preguntó a Cristian qué me pasaba. Él le dijo que yo tenía dolor de cabeza. Esa situación fue la última que viví, y una de los peores. Esa noche me quedaron moretones en las costillas que vieron amigas y amigos testigos en mi causa”, continúa. Un año después del comienzo del blog, Ya No Nos Callamos Más cuenta con 9 denunciantes en la causa contra Aldana por abuso y corrupción de menores. El 22 de diciembre allanaron la casa de Aldana, quien fue detenido y actualmente se encuentra en prisión preventiva. La fiscal Betina Vota está a cargo de la investigación que se radica en la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 38 (Tucumán 966).

Luján conoció a Aldana en un recital en enero de 2004, cuando ella tenía 13 años. “Le pedí un autógrafo y no pasó nada. Yo no tenía ninguna experiencia sexual, no sabía lo que era el sexo ni me imaginaba con él en la cama. Seis días después de que nos conocimos me escribió, el sonidista le había pasado mi mail“, relata Luján, que terminó su relación con el músico cuando ella ya era mayor de edad. “Lo denuncié tres veces en 2010. En su momento nadie me escuchó, en las tres comisarías a las que fui me trataron mal, no sucedió lo que está pasando ahora, explica Luján y opina que los abusos en el rock se visibilizaron a partir de las denuncias contra Miguel del Pópolo de La Ola Que Quería Ser Chau.

carolina-16-con-ray-fajardo-gabriel-guerrisi-y-ricky-rua
Carolina Luján a los 16 años con Ray Fajardo, Gabriel Guerrisi y Ricky Rua de El Otro Yo.

“No denunciamos antes porque no nos sentíamos contenidas, no había un espacio”, reconoce Carla Di Palma, que fue abusada por Aldana hace más de diez años y hoy es querellante en la causa contra el músico. Similar es el caso de Felicitas Marafioti: “A mí me costó años darme cuenta de que fui abusada. No es fácil, justificás el hecho. Por muchos años creí que yo había elegido eso. Hoy queremos dar un mensaje de que esto no es normal y que no tiene que pasar más”.

Por eso, Di Palma destaca la importancia de difundir los casos y el apoyo colectivo: “Hay muchas chicas a las que les cuesta denunciar, en la página recibimos un montón de historias de chicas de otros países y no solo del mundo del rock”. Para Natalia Saralegui, abogada que asesora a las denunciantes, es fundamental el apoyo de las instituciones gubernamentales: “La UFEM, que depende del Ministerio Público Fiscal y que se creó a partir de la marcha de Ni Una Menos del año pasado, junto con DOVIC y ATAJO fueron los únicos organismos que acompañaron a nivel estatal a las compañeras”.

carolina_cristian
Carolina Luján a los 15 años con Cristian Aldana.

Di Palma cuenta que varias de las denunciantes habían pedido identidad reservada, pero que fueron reveladas cuando Aldana se presentó en la fiscalía. “Hasta ese momento habíamos hablado con periodistas pero de manera anónima. La única que aparecía en los medios era Carolina, a quien conocí a partir de haber hecho la denuncia. Si esto fuese armado, como quiere hacer creer Aldana, la hubiéramos hecho todas en el mismo lugar, pero las denuncias se hicieron en lugares diferentes. Después nos conocimos y decidimos unificar las causas, para que no estuvieran en juzgados separados”, detalla Di Palma.

“Aldana tergiversa, manipula y tiene manejo psicópata -como tenía con nosotras- con sus fans en las redes sociales: esto es muy grave, queremos que quede expuesto. Nosotras estamos expuestas, pero lamentablemente su táctica es señalarme a mí como la despechada y que las otras ocho denunciantes son mis amigas, lo cual es mentira y se cae de maduro”, puntualiza Luján, que consiguió una orden de restricción para que Aldana no pueda acercarse a menos de mil metros. “Nosotras no sólo estamos haciendo justicia y yendo en contra de una persona en particular, estamos yendo contra todo un sistema perverso, contra una cultura de violación”. Previo a su detención, Aldana figuró como presidente de la UMI (Unión de Músicos Independientes) hasta que a fines de diciembre se supo que Juan Ignacio Vázquez, cantante de la banda Ardilla, lo reemplazará en el cargo.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos