La jauría: la serie del grito feminista

la jauria

Por Camila Jarsun

El pasado 10 de julio estrenó La Jauría, la nueva serie chilena original de Amazon. Dirigida por la cineasta argentina Lucía Puenzo (XXY, Wakolda), la historia se centra en la desaparición de una adolescente con el fin de exponer a una sociedad patriarcal que se mueve a través del machismo, la ilegalidad y la hipocresía.

La serie comienza con un grupo de chicas de un colegio católico  que denuncian a su profesor de teatro por abuso y toman la institución como protesta. La medida molesta a la comunidad escolar y hace que el rector (un sacerdote), los padres, sus compañeros y la prensa se alíen en su contra. En medio de  movilizaciones y gritos de “no es no”, la líder de las jóvenes desaparece. No pasa mucho tiempo hasta que se dan cuenta de que su extraña ausencia tiene que ver con «El lobo», un juego online misógino que se asemeja al escalofriante «Ballena azul». Su objetivo es crear “jaurías” de hombres que estén dispuestos a avanzar en pruebas cada vez más violentas diseñadas para atacar a mujeres.

La jauría está basada en una historia real que sucedió en España en el año 2016. El caso fue conocido por el público como «la manada», en el que cinco hombres españoles fueron condenados por violar a una mujer. El nombre sale del grupo que tenían los involucrados en Whatsapp, donde compartieron entre sí un video que grabaron de la violación.

Lucía Puenzo, directora y guionista de La Jauría, comenzó con el proyecto hace dos años y medio. En ese momento las marchas del pañuelo verde recién iniciaban en Chile, y el movimiento Ni una menos comenzaba a ser fuerte en toda latinoamérica. Más de la mitad del equipo creativo detrás de la serie son mujeres. Además de enfocarse en las luchas de las nuevas generaciones, está protagonizada por tres policías, interpretadas por Daniela Vega (Una mujer fantástica), Antonia Zegers y María Gracia Omegna. Los tres personajes son especialistas en crímenes de género, y a lo largo de los ocho capítulos luchan con sus propios fantasmas.

El guión entrelaza varias tramas: machismo, secuestro, cibercrimen, bullying, misoginia, los privilegios de una parte de la sociedad, el pinochetismo, la pedofilia, la violencia de género, el rol de la iglesia, los medios y el estado, la adopción irregular de niños, entre otros. Aunque a veces toca tantos temas que hace que se vuelva un poco abrumador, la serie funciona como un reflejo de lo que se vive, no solo en la sociedad chilena, sino en todo el mundo.

“¿A cuántas tragaron la tierra?/La vida nos mata, la prensa desangra/Gritamos justicia cuando se nos calla/No a la iglesia, No al Estado/Mi cuerpo es mío/Que les quede claro”, exclama Ana TIjoux en «No estamos solas», el tema oficial de La Jauría

La serie está producida por Fábula, una productora audiovisual creada por los hermanos Larraín, quienes pisan fuerte en el cine chileno. En 2018, su película Una mujer Fantástica, dirigida por Sebastián Lelio, se llevó el Oscar a mejor película extranjera. La Jauría es su segunda serie creada para Amazon, luego de El presidente, basada en una historia de corrupción dentro de la FIFA. Además acaban de estrenar en Netflix su nueva producción Homemade, una serie de cortos sobre la cuarentena dirigidos por cineastas de todo el mundo.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos