La industria nacional del cine de terror

Por Jonatan Dalinger y Joel Alvarez

El cine de genero en Argentina goza de buena salud. Así lo asegura Gabriel Schipiani, director del Buenos Aires Rojo Sangre, festival especializado en cine fantástico y bizarro. Durante 2017, en su 18º edición, fueron exhibidas varias películas ganadoras de los premios que otorga Blood Window, una plataforma de promoción de talentos latinoamericanos especializados en cine de género fantástico. 

BARS-Logo-640
                                                          Buenos Aires Rojo Sangre

El BARS ya es un clásico entre los fanáticos porteños. La última edición contó con la avant premiere exclusiva de Jeepers Creepers 3, estrenada comercialmente en Argentina este 28 de diciembre. Integra la Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisualesestá subsidiado por el INCAA desde su cuarta edición y es la única muestra de cine de terror, fantástico y bizarro en la Argentina. Busca difundir y promocionar producciones independientes o de bajo presupuesto: el famoso cine de terror clase B, que cada año encuentra sus exponentes nacionales más originales. Por su parte, Blood Window integra el mercado cinematográfico mas grande de Latinoamérica, Ventana Sur, y tiene como objetivo resaltar la diversa producción anual de cine de terror, ciencia ficción, thrillers, policiales, comedia negra y variantes del cine de género. En los últimos años su crecimiento ha sido reconocido por toda la industria, consolidándose como el evento más importante para el cine de género fantástico latinoamericano. Tendrá su primer edición como festival del 29 al 31 de Marzo en la ciudad balnearia de Pinamar.

bwEl cine de terror, en especial el de bajo presupuesto, que llega a las salas argentinas casi todos los jueves y suele obtener resultados escuetos en términos de taquilla internacional, encuentra curiosamente un público cautivo en la Argentina. “El género es muy popular”, explica Schipani. “Todos los jueves hay un estreno de una película de terror, o sea que goza de buena salud. Lo que hace el BARS es traer lo que no se estrena todos los jueves”. Para la función de apertura sí suelen pedirle a las distribuidoras un futuro estreno comercial, como fue el caso de Jeepers Creepres 3 en la última edición.

“Por suerte, la producción nacional de género ha avanzado mucho. La creación del BARS en el 2000 fue porque no se hacía cine de terror en el INCAA”, continúa Schipani. “No era que nadie presentaba películas, sino que había una política de que el cine de terror no era argentino, que el terror no es lo nuestro y que es un género menor. Gracias al BARS, empezó una movida independiente muy importante y lo que logró el festival llegado el tiempo es el apoyo del Instituto de Cine”, cuenta el director del festival.

Muchos directores y directoras de cine bizarro no tendrían cómo ni dónde presentar sus producciones de no ser por el festival. Es el caso de, por ejemplo, Nicolás Onetti, director de Los olvidados, un filme de terror inspirado en los clásicos más importantes del género estrenados en los 70. “Cinco años atrás hubiera sido difícil hacer esta película”, expresa el joven director. “Afortunadamente, está subiendo el nivel de producción tanto en la Argentina como en toda Latinoamérica. Es todo mucho más fácil”, asegura. Los olvidados fue ganadora del Primer Concurso de Cine de Género Fantástico organizado por el INCAA. 

Tomás Márquez, director de Sexo, zombies y Bret Michaels, película que formó parte de la Competencia Bizarra de la última edición del BARS, afirma que “es buenísimo que te den la oportunidad de proyectar tu película y que la vea gente que no te conoce”. Dice sobre su proyecto: “Nunca la pensamos para festivales, sino para YouTube. No pensamos si iba a gustar ni en la repercusión que podía tener. Tuvimos todos comentarios positivos”. 

Relicto se filmó en cinco días con tomas únicas y los actores improvisaron todas las escenas”, comenta Laura Acosta, directora de la película, también ganadora de Blood Window. Acosta cuenta los detalles de una filmación artesantal: cuando el protagonista de su historia se levanta a las 3 de la mañana por golpes en las paredes, por ejemplo, no es otra cosa que todo el equipo técnico escondido por la casa golpeando cosas. “Fue una experiencia muy intensa que también nos dio un perfil extraño para la pelícacostaula, que no termina de ser de terror o de drama”, define. La directora quiso hacer una película muy propia de Argentina y de Latinoamérica. Se inspiró en su escritor favorito, Horacio Quiroga y encontró que en gran parte de su literatura “hay cierto terror, que se podría hacer más gótico”, en su trabajo alrededor de la mitología del litoral. “Eso no lo había visto todavía en cine y me parecía interesante explorar por ese lado y buscar cuáles son las raíces fantásticas de América Latina”, amplía Acosta. 

Aterrados, de Demián Rugna, es otra película seleccionada por Blood Window. Su filme ganó el premio a Mejor Largometraje en el BARS 18. “Como Aterrados tiene proyección internacional, me parece muy bueno haber ganado en el Buenos Aires Rojo Sangre y que desde Argentina salga una película que no está hecha por multinacionales, sino por cineastas independientes que por medio del INCAA lograron hacer una producción de exportación y bajo el brazo se lleva el premio del Festival en el cual yo nací”, reflexiona. Rugna comenta que en el BARS se encontró con muchos realizadores . “Cuando yo empecé me sentía en una burbuja”, recuerda. El director cree que la relación del INCAA con el cine de género hace cinco años se ha revertido, que por empuje de los realizadores el instituto”se abrió” y entendió que hay mucho mercado para capturar. “Hay una nueva camada de directores a partir de los noventa que han empezado a trabajar con  la idea de la identidad del género”, dice Acosta sobre los realizadores del Nuevo Cine Argentino.

rugna 1

Un ejemplo es Malvineitor, de Pablo Marini. Según las palabras del director, la idea del equipo de trabajo fue hacer una película “tipo Depredador pero en las Malvinas, sacarle lo solemne y darle un poco de fantasía a las islas en una segunda guerra”.

“Acercar a la gente por el título, pero tampoco ir a meterle el dedo en el culo al ex combatiente”, explica, elocuente. “Si bien la idea es provocar, no es faltar el respeto”. Malvineitor ganó el premio voto del público como Mejor Largometraje y agotó sus únicas dos proyecciones que tuvo en el festival BARS. Marini reflexiona : “Hace cinco o seis años no hubiera llenado la sala. Eso es producto de una construcción, de hacer y hacer. Más allá de todo el humo que se haga, la sala se llena porque yo no era el único agitando una película, sino que había un montón de personas emocionadas porque exista este tipo de cine”. 

 

malvineitorA su vez, Marini comenta que películas como la suya no podrían ser financiadas por el INCAA. “Ideológicamente no, porque le estarías dando un engaño, sería que una institución se riera de  misma”, explica. Además, comenta que presentó otras películas en el Instituto y se las rebotaron todas. Como cineasta independiente afirma: “Acá tengo la libertad absoluta de hacer lo que quiero”.

Sobre la situación actual del INCAA, Schipani comenta: “Hasta ahora, el apoyo del Instituto sigue siendo un subsidio que nos sirve más que nada para la difusión del festival. Siempre se habla y se dice mucho, que el año que viene cambia todo. El año pasado dijeron lo mismo y no cambió nada. No  si algún día realmente cambiará todo, pero ahí tendremos que ver en dónde queda el BARS, no solo el BARS sino toda la red de Festivales Nacionales”.

 

Para ver

Los olvidados

Un grupo de jóvenes parte a las ruinas de Epecuén a filmar un documental sobre los fatídicos acontecimientos que borraron del mapa a esa localidad argentina en los años ochenta. Ignorando las advertencias, quedan varados en el pueblo abandonado. Contrariamente a lo que pensaban, comienzan a darse cuenta de que realmente no están solos. 

Relicto

Al poco tiempo de la traumática muerte de su esposa, Oscar y su hija Tamara, como parte de su tratamiento psicológico, deciden escapar de la rutina y relajarse unos días en su vieja quinta en Entre Ríos. Si bien el aire de campo suele sentar bien, la estadía parece no tener el efecto previsto. Los desórdenes de conducta de Tamara se profundizan a partir de su obsesión con una criatura mitológica y comienzan a darse cuenta que la calma del monte no es sinónimo de paz.

Aterrados 

Gente que desaparece. Muertos que vuelven de sus tumbas. Voces en los drenajes de agua. El comisario Maza, será quien trate de dar una explicación a estos hechos que están azotando a un barrio de Buenos Aires. Junto a los investigadores paranormales Allbreck, Jano y Rosentock, tratarán de develar el misterio de las casas afectadas antes de que el mal destruya la existencia de la sociedad humana tal como la conocemos.

Sexo, zombies y Bret Michaels

Dos entrañables idiotas, y una cita con la chica de los sueños durante una noche inolvidable. Hay romance de los 50´, acción de los 70´, zombies de los 80´, humor absurdo de todos los tiempos y, por sobre todas las cosas, una gran fábula sobre la amistad. 

Malvineitor

Argentina, año 2022. En el poder el presidente eterno MM decide entrar en una segunda guerra con Inglaterra por las islas Malvinas. Tras dos años de la más salvaje contienda, los ingleses destruyen poco a poco las tropas del ejército argentino y se proponen continuar con el exterminio. Un soldado argentino (Vic Cicuta) entrenado en el arte de Ninjutsu se interpondrá al monstruoso plan arriesgando su vida y la de todos los que lo rodean. Nunca la guerra costó tanto, nunca la parodia puso en manifiesto tantas verdades.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos