La conquista del Food Porn

17098-food-food-porn-meat
Por Franco Rosso Lobo y Nicolás Mancini

Si se transita por Instagram, Youtube o Facebook, es imposible esquivarlas. Armadas con videos cortos y comidas deliciosas, cada vez son más las páginas que dedican parte de sus contenidos a la espectacularización del acto de comer. El éxito de sitios como Buzzfeed o Insider juega con el deseo de los usuarios mostrándoles esos platos que lejos están de reproducir o siquiera alcanzar a probar. Por eso, a esta práctica se la conoce como food porn.

¿Qué relación hay entre la comida y la pornografía? La respuesta es lo vistoso; la comida como sustituto del sexo, o una manera de canalizar tensiones sexuales a través de lo que se come. Por eso, lo que en el porno significa una mujer rubia y de curvas exageradas, en el food porn se convierte en una muy vistosa hamburguesa con queso repleta de grasa o una torta perfecta.

Con Chef’s Table, la serie documental de Netflix, el food porn alcanzó un nuevo nivel. En cada capítulo, un prestigioso chef internacional cuenta su historia y muestra sus creaciones más reconocidas. Ahí la comida toma protagonismo y la serie se convierte en el arte de filmar para que sea atractivo, pero sin tocar.


Pero en un plano más casero, también pueden encontrarse videos como los de
El gordo cocina en Instagram, orientados a las recetas convencionales.  

En Youtube se puede ver Epic meal time, un canal de comida chatarra experimental.


Uno de los sitios más exitosos es Tastemade. Recetas cortas, altas calorías e ingredientes poco comunes son los elementos que vuelven a sus videos algo irresistible.


INSIDER Food, a diferencia del resto, se encarga de hacer visibles las tendencias culinarias del mundo.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos