Fuerte presencia del cine argentino en festivales internacionales

El cine argentino vive un gran año en el circuito de los principales festivales internacionales. 34 producciones argentinas participan en encuentros de Alemania, Francia, República Checa, Suiza, Italia, Canadá y España.

A diferencia de la edición de 2017, durante la que siete películas representaron a la Argentina, el festival de Berlín de febrero de este año contó con once títulos entre las secciones Generation Kplus, Panorama, sección Forum y Berlinale specials y Berlinale shorts, donde el cortometraje T.R.A.P de Manque La Banca compitió por el Oso de oro y el Oso de plata.

La representación de la industria local prosiguió con cinco títulos en Cannes, en mayo. El Ángel, de Luis Ortega, un film biográfico sobre uno de los asesinos en serie más famosos de la historia del país, Carlos Robledo Puch, y Muere, Monstruo, Muere dirigida por Alejandro Fadel, compitieron en Un Certain Regard, que destaca trabajos diferentes y originales. El motoarrebatador de Agustín Toscano, estuvo en la sección quincena de los realizadores. El cortometraje Cinco minutos afuera, de Constanza Gatti, participó en Cinefondation y entre las películas restauradas de Cannes classics se incluyó Viaje a los pueblos fumigados, que presentó Pino Solanas. Además, el actor argentino Nahuel Pérez Biscayart fue uno de los jueces de la Competencia Independiente.

En junio se llevó a cabo la edición N°53 del festival de cine de Karlovy Vary, en donde Sueño Florianópolis de Ana Katz se llevó el premio especial del jurado y su protagonista, Mercedes Morán se consagró como mejor actriz. La coproducción con Brasil, cuenta la historia de un viaje de una familia a ese país. En las playas, entre olas, cantobar y paseos acuáticos, nacen los romances cruzados y una atracción que salpica también a los hijos de unos y de otros.

En 2017, el documental Las Cinephilas de María Álvarez fue el único representante de la Argentina en el festival de cine de Locarno. Este agosto, tras el estreno de las 14 horas en el último BAFICI, La flor de Mariano Llinás tuvo su debut internacional en la competencia principal de la 71ª edición de la prestigiosa muestra suiza. Estuvo nominada a mejor película y ganó la Mención especial del jurado de la Juventud. Esta maratónica película tendrá a fines de septiembre una serie de proyecciones en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín. También en Locarno, la película de María Alché, Familia sumergida compitió en la sección Cineasti del Presente, mientras que La huella de Tara de Georgina Barreiro, estuvo en la Semana de la Crítica.

Acusada, dirigida por Gonzalo Tobal, tendrá su estreno y competirá por el León de Oro en la edición n° 75 del festival de cine de Venecia que se lleva a cabo del 28 de agosto al 8 de septiembre. Protagonizada por Lali Espósito, Daniel Fanego, Inés Estévez, Leonardo Sbaraglia y Gerardo Romano, cuenta la historia de una joven acusada de haber cometido el asesinato de su mejor amiga en un caso de gran exposición mediática que la ha puesto en el centro de la escena: todo el mundo tiene una opinión acerca de su inocencia o culpabilidad. La película se estrena el 13 de septiembre en los cines argentinos.

Fuera de competición se encuentran dos películas argentinas: La Quietud de Pablo Trapero -cineasta que ya fue ganador en Venecia, con dos menciones especiales en 1999 por Mundo grúa y el  León de Plata al mejor director por El Clan en 2015-, y Mi obra maestra, de gastón Duprat, que narra la historia de dos amigos, un galerista y un pintor, el primero en ascenso y el segundo en decadencia, que a pesar de no estar de acuerdo en casi nada, tienen una arriesgada y original idea para levantar la carrera del artista.

También fuera de competencia, Venecia incluyó en su programación los documentales Introduzione All’ Oscuro, de Gastón Solnicki , y El Pepe, una vida suprema, coproducida entre la Argentina y Uruguay sobre la vida del expresidente uruguayo José Mujica. La presencia argentina en el festival la completa La noche de 12 años, otra coproducción argentino-uruguaya dirigida por Álvaro Brechner, que se verá en la sección Orizzonti. También es sobre la vida de Mujica, pero en este caso desde la adaptación del libro de Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro Historias del calabozo. Está protagonizada por Chino Darín y el español Antonio de la Torre. Se estrena en la Argentina el 27 de septiembre.

La presencia argentina continuará en el festival  no competitivo de Toronto. Rojo de Benjamín Naishtat; Sueño Florianópolis, de Ana Katz; El Ángel, de Luis Ortega y Acusada, de Gonzalo Tobal, fueron anunciadas como parte de la programación este encuentro que se llevará a cabo del 6 a 16 de septiembre. Por otra parte, La Quietud de Pablo Trapero forma parte de las Presentaciones Especiales del Festival; mientras que La Flor, la película de 14 horas de Mariano Llinás, integra el apartado Wavelengths.

En 2017 el cine argentino se lució en el festival de San Sebastián con tres galardones: Concha de plata para Anahí Berneri por Alanis, premio a su protagonista Sofía Gala como mejor actriz, y el del jurado a mejor guión para Diego Lerman y María Meira por Una especie de familia. Este año, la producción argentina El amor menos pensado, protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán, inaugura el 21 de septiembre la edición n°66 del festival. La película, que compite por la Concha de Oro se centra en una pareja que, tras 25 años de matrimonio, atraviesa una crisis que les conduce a la separación y a interrogarse sobre el amor, el deseo y el paso del tiempo.

En el Foro de Coproducción Europa-América Latina, la Argentina es el país con mayor cantidad de proyectos en competencia: Hermano peligro de Pablo Fendrik, Marea de Emiliano Torres, Los extraños de la montaña helada de Albertina Carri, Las mil y una de Clarisa Navas y La noche más larga de Moroco Colman.

 

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos