Final de Feria: bajan las ventas, desde los libros hasta los panchos

file-7
Ver galería
3 Fotos
file1-5
Final de Feria: bajan las ventas, desde los libros hasta los panchos
file1-5

file2-3
Final de Feria: bajan las ventas, desde los libros hasta los panchos
file2-3

file-6
Final de Feria: bajan las ventas, desde los libros hasta los panchos
file-6

Por Ornella Saitta, Guillermina Gatti, Cristian Fernández, Nicole Giser, Julia Santa Ana y Bárbara Ventura

“No estamos trabajando a ganar, estamos a pérdida”, dice Marcela, encargada del stand de la editorial Sudestada. Este año las editoriales registran una baja de ventas con respecto al año pasado debido a la crisis actual del país y la suba del dólar. Pese a que realizan promociones y descuentos para atraer al público, las ventas disminuyen. “A pesar de tener precios bajos, la gente quiere acumular todas las promociones, se nota la baja del poder adquisitivo”, explica Marcela. A las editoriales pequeñas les es muy difícil recuperar la plata invertida en la Feria. El metro cuadrado cuesta 7.000 pesos y un stand promedio tiene 30. “Nos sirvió mucho tener Microalmas de Juan Solá, atrajo a mucha gente”, agrega.

la feria crisis

La cooperativa de editoriales independientes La Coop, otro stand pequeño, vende sus libros a alrededor de 250 pesos y ofrece descuentos para docentes y librerías. “Siempre se resignan ganancias para tener precios más competitivos. Veo menos flujo de gente y venta, quizás es más plata porque los precios son mayores a diferencia del año pasado pero en cantidad de ejemplares es menos”, dice Iván, empleado del local. El stand de la editorial de libros académicos SB también registró menos ventas respecto del año pasado.  A pesar de implementar promociones de entre un 20% y un 30% de descuento, la facturación cayó.

Por otro lado, las editoriales más grandes también encuentran dificultades. Pablo, encargado de Aique, cuenta que están un 35% abajo en venta de ejemplares en comparación con 2018. “Las docentes están comprando muy poco, vendimos 400 libros menos que el año pasado”, agrega. Omar, empleado de Océano, explica que su precio promedio es de 700 pesos y que, aún con promociones y precios más bajos que los de sus librerías, la producción de libros tiene una rentabilidad que no permite disminuir más el costo.

Las únicas que lograron mantenerse son las grandes librerías. El costo promedio por libro es de 500 pesos y, aunque tienen subidas y bajadas dependiendo del día, llegaron a las ventas estipuladas. “Por ahora venimos igual que el año pasado en ventas, lo que explota es el libro de Cristina’’, dice Emiliano, encargado del stand de Cúspide, en referencia a Sinceramente.  El Ateneo también se sostuvo pero con promociones: 2 libros por 490 pesos o 3 por 1.000.

Un factor que ayudó a que creciera la cantidad de público fue la programación de charlas y actividades. Las presentaciones relacionadas con la política fueron de las más populares. “Vinimos a la feria porque sabíamos que hoy se presentaba Martín Lousteau, estamos hace una hora dando vueltas para aunque sea, ir a la firma en el stand”,  dijo Mariana, de 27 años, tras agarrar uno de los ejemplares de Debajo del agua, el nuevo libro del economista.  La presentación de “¿Y Ahora Qué?” de Axel Kicillof también fue muy concurrida: las localidades de la sala se agotaron y el Ex Ministro de Economía y Finanzas firmó ejemplares de su libro por más tres horas en un stand improvisado al aire libre dentro del predio de La Rural.

Otro de los platos fuertes del pasado fin de semana fue Luciana Peker, periodista especializada en género, que presentó su libro La revolución de las hijas.  “La conocí cuando estudiaba periodismo, cuando supe que presentaba su libro no lo dudé y vine directo de mi casa para la firma”, expresó Evelyn, de 22 años, mientras sostenía un ejemplar del libro de Peker.

portada_la-revolucion-de-las-hijas_luciana-peker_201904032149

Como todos los años,  la Feria ofreció opciones gastronómicas, cuyas ventas también se vieron afectadas. “El año pasado se vendía más, ahora los precios están bastante subidos. Lo que más compró la gente es bebida, que estuvo a 80 pesos. Después, si comían algo, en vez de hamburguesa completa que salá 165 pesos, comprarron un pancho a 85 y salieron del apuro’’, cuenta Jessica, empleada de la hamburguesería en la feria. ‘“No creo que valga la pena gastar más de 200 pesos en una pequeña porción de torta. En la Feria estaba carísimo, todos saben eso. La gente evita gastar plata comiendo en sus casas o en puestos en la calle’’, opina Gabriela García Cedro, escritora y docente en la Universidad Nacional de las Artes.

Fuera de la Feria, en sus proximidades, la caída de ventas y la disminución de concurrencia también tuvo un impacto. “Las ventas durante esta semana fueron moderadas pero no fueron acordes a lo esperado, esperamos terminar el semestre con buen ánimo comercial’’, destaca Gabriel, empleado de la cafetería Havanna, ubicada en la Avenida Santa Fe frente al predio de La Rural. “El incremento de estos últimos días fue bueno gracias a la Feria del Libro, pero todavía no alcanzó para recomponer el negocio’’, señala el joven. De todas formas, el empleado de la cafetería subrayó que el año pasado en la misma temporada las ventas también habían caído con respecto al 2017.

la feria crisis 2

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos