Estilo neoclásico: elegancia y sobriedad en su máxima expresión

WhatsApp Image 2020-11-13 at 11.02.42 AM

Por Rocío Lohnert

El período neoclásico abarcó el siglo XVIII y estuvo caracterizado por un arte inclinado hacia las bases de la ilustración hasta la llegada del romanticismo posteriormente.  A su vez, el movimiento ilustrado sentó sus principios en torno al hombre y las ideas pragmáticas, racionales y universales.

Estas ideas fueron manifestadas no sólo en el arte, sino también en otros ámbitos como la música y la moda. En la primera expresión, el objetivo no fue manifestar sentimientos o emociones sino más bien ideas abstractas que no tenían un significado determinado. La sobriedad y simpleza fueron otras de sus cualidades. Tanto en la moda como en la música, la elegancia destacó por encima de otras características.

En 1748 el descubrimiento de las ruinas de Pompeya marcó una regresión hacia los periodos más antiguos.  En el mundo de la moda, la vuelta al estilo greco-romano determinó la confección de vestidos con una silueta inspirada en la forma de las columnas griegas y romanas. Así, surgió el termino «mujer columna», ya que la figura femenina era resaltada a través del uso de tiro alto, un solo hombro y silueta recta con talle imperio (corte justo debajo del busto).

WhatsApp Image 2020-11-13 at 2.22.39 PM (2)

Los vestidos eran creados con una sola pieza de tela liviana como la muselina y los peinados consistían en usar el cabello recogido con rulos para dar un poco de forma. Los sombreros de mimbre y las capotas fueron los accesorios femeninos más utilizados en el neoclásico.  Como abrigo, los sacos largos y tipo «spencer» (torera) fueron los predilectos. En los pies, los zapatos llamados «chapines» con taco fueron el calzado empleado por las damas de aquel período.

En la vestimenta masculina, el uniforme militar fue la prenda más usada por los hombres del neoclásico. En el calzado, botas rectas y finas o zapatos con taco bajo acompañaron la moda de aquella época. Como accesorio, el sombrero bicornio (de dos puntas) aportó elegancia y distinción en la moda masculina. Tanto la elegancia como la sobriedad fueron dos preceptos básicos de la moda femenina y masculina.

WhatsApp Image 2020-11-13 at 2.22.40 PM

En el séptimo arte, grandes e inolvidables películas reflejaron el estilo neoclásico a la perfección. Entre ellas, se pueden mencionar «Orgullo y prejuicio», «Becoming Jane» y «Sense and sensibility». El primer film es de origen británico, se estrenó en 2005 y está basado en la novela homónima de Jane Austen que lleva el mismo título. El vestuario estuvo a cargo de Jaqueline Durran y se apegó a la moda neoclásica. Telas livianas para los vestidos de las protagonistas, colores neutros como el blanco y el beige, peinados recogidos con bucles y silueta tipo imperio fueron algunos de los ítems neoclásicos más respetados por la diseñadora multipremiada en los premios de la Academia.

Por su parte, «Becoming Jane» se estrenó dos años después y su trama estuvo basada en la vida de la escritora Jane Austen. Dramática y Romántica, la película fue protagonizada por Anne Hathaway y James McAvoy.

WhatsApp Image 2020-11-13 at 2.22.39 PM (1)

En el vestuario del film, colores más fuertes e intensos como el azul y el bordó se alejan de la paleta original del neoclásico, pero añaden un toque moderno al estilo completo. La silueta imperio con tiro alto y los peinados recogidos si son respetados a raja tabla en la película. El uniforme militar esta presente en el vestuario masculino junto con detalles dorados y las botas altas.

La moda neoclásica obtuvo su inspiración en períodos más antiguos pero supo conservar el estilo etéreo de la época.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos