El teatro de la nueva normalidad: con distanciamiento y menos espectadores

teatrooo

Por Dalma Olazar

Con la llegada del coronavirus y el aislamiento preventivo obligatorio, el mundo del espectáculo fue uno de los sectores más perjudicados. Los teatros debieron cerrar y los artistas se vieron obligados a encontrar nuevas formas de trabajo para mantener el arte vivo.

Desde hace unas semanas que en Madrid la reapertura de teatros y salas es una
realidad. A pesar de la nueva normalidad con respecto al coronavirus, poco a poco algunos espacios culturales comenzaron a abrir sus puertas al público. Sin embargo, fueron reglamentadas pautas estrictas para la prevención tanto del staff como de los espectadores. En primer lugar, el elenco artístico debe hacerse chequeos médicos constantemente cuando no puedan mantener la distancia en el escenario. Además, ´para los dueños de sala es obligatorio instalar geles hidroalcohólicos, exigir el uso de barbijos dentro y fuera del edificio, y establecer distintos caminos de entrada y salida para evitar la acumulación de gente.

teatro

El pasado abril, ante el repudio contra la falta de ayuda estatal que recibieron los trabajadores de los teatros, el Ministro de Cultura de España, José Manuel Rodríguez, contestó: “Hoy toca pensar en los enfermos, en salvarles la vida y en parar el virus. Y cuando lo consigamos haremos todo para reactivar la cultura. Porque, como dijo Orson Welles, ‘primero va la vida y luego el cine’, aunque la vida sin el cine y la cultura tiene poco sentido”. Frente a estas declaraciones, hubo un rechazo en las redes sociales bajo el hashtag #ApagónCultural, en el que los artistas permanecieron dos días sin publicar otro contenido.

El primer teatro que volvió tras la pandemia fue el Teatro del Canal, que reabrió sus puertas en junio para 35° Festival Madrid de Danza, con una reducción del aforo del 37%. Cuando todo era incierto en el ámbito teatral con respecto al retorno de las actividades, se viralizó una imagen de las butacas extraídas del Teatro Berliner Ensemble de Berlín. Las filas del recinto son estrechas, por cuestión de seguridad quitaron 500 de 700 localidades que se reparten en asientos individuales y asientos dobles.

En cambio en Argentina el panorama sigue estancado, la Asociación de Profesionales de la Dirección Escénica Argentina (APDEA) dio cifras de su censo a obras teatrales en emergencia a nivel nacional debido a la pandemia: 239 funciones fueron suspendidas, 285 estrenos no fueron concretados y 40 giras debieron ser pospuestas o canceladas. En relación a la localización de obras, 387 corresponden a CABA y 110 al Conurbano Bonarense, mientras que hay otras 61 distribuidas entre otras regiones del país. La Asociación Argentina de Empresarios de Teatro (ADDET) se reunió en
mayo con el fin de elaborar un plan para reactivar el mercado teatral.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos