El góspel, de las iglesias del Harlem a los teatros argentinos

Gospel3
por Mag García Felice

Franco Gandullo y Gerardo Flores se conocieron casualmente en un evento de una iglesia de Córdoba hace ya quince años. Flores interpretaba canciones de góspel junto con dos mujeres y, al oírlos, Gandullo se sintió sorprendido: “Me impactó. Me sentí muy atraído por lo que escuchaba y veía, y sentí que en ese momento algo importante estaba por suceder. Cuando ellos terminaron de cantar me acerqué, me presenté, les dije que me había fascinado lo que hacían y les propuse armar una presentación para esa navidad”.

A partir de ese encuentro, la idea de armar un coro de góspel comenzó a tomar forma. Según Gandullo, “en 2002 la difusión por internet no era tan grande como ahora y nadie había escuchado góspel fuera de las películas”. “Encontramos coros que habían hecho algunas piezas sueltas, pero no uno dedicado de forma exclusiva a ese género.” Entonces, Gandullo y Flores fundaron Córdoba Gospel Choir, el primer coro profesional de góspel argentino.

El góspel (su nombre original es God spell, que significa “palabra de Dios”) es un género musical religioso y coral, nacido en las iglesias afroamericanas del siglo XVIII y popularizado en la década de 1930. Desde sus inicios, las letras de las canciones fueron adaptaciones populares de los himnos religiosos protestantes hechas por esclavos negros en los Estados Unidos. Estaban dedicadas únicamente a la alabanza de Dios y la iglesia era su ámbito exclusivo.

Pero con el tiempo, el género comenzó a expandir sus límites: los artistas de la música popular como Aretha Franklin, Whitney Houston, Madonna y Destiny’s Child incluyeron coros de góspel en sus canciones y presentaciones en vivo, y el mensaje de fe y la fuerza del “negro spiritual” traspasó las puertas de las iglesias.

Gospel2
El Coro Gospel Joy en una de sus presentaciones en el Teatro Maipo

Y desde los Estados Unidos, atravesando distancias geográficas, étnicas y culturales, el góspel llegó a la Argentina. Pero en el comienzo estas distancias no fueron tan fáciles de acortar. “Todo esto empezó sin una escuela, sin un gran maestro”, asegura Amado Acosta, director del Coro Gospel Joy desde hace seis años. “Los coros nos estamos haciendo solos. Ahora internet es una herramienta fundamental, porque aprendemos viendo y oyendo videos y la información viaja mucho más veloz, pero hace años esto no era así”, agrega Acosta.

La globalización juega un papel importante en la difusión y crecimiento de este género en la Argentina. En los últimos diez años el góspel se expandió y diversificó con el surgimiento de nuevos grupos. Desde coros tradicionales, en los que los cantantes no utilizan micrófonos ni instrumentos eléctricos, hasta estilos más modernos y fusionados, en los que los acompañamientos y la danza tienen un papel protagónico.

Esta diversificación se debe a que la información acerca del género se ha vuelto más accesible y ha logrado ampliar el panorama. Además, desde el 2012, Markanthony Henry, pianista, cantante y director musical neoyorquino viaja a Buenos Aires para capacitar a coristas góspel. Según Acosta, “la experiencia es muy importante porque aprendemos de alguien que lo vive de manera nativa”. “Markanthony, gran profesor, viene a dar una semana de capacitación intensiva todos los años, y siempre se sorprende por cómo la gente en un país tan diferente culturalmente a Estados Unidos y sin hablar el idioma logra conectarse con esto, vivirlo y transmitirlo al público. El nivel de los coristas de aquí es asombroso.”

Estos cantos de fe afroamericanos continúan ampliándose y conquistando el oído argentino. Lucas Salvatierra, director del Coro Gospel Kumbaya, fundado en Córdoba, sostiene que “la impresión del publico siempre es excelente simplemente porque la música góspel tiene la capacidad de trascender cualquier frontera, incluso el tiempo, el espacio y la cultura”. Salvatierra considera que el género ha crecido mucho en Argentina desde sus inicios: “Tenemos discos premiados, muchas agrupaciones que realizan seriamente este estilo, visitas internacionales de exponentes de esta música, festivales, participaciones especiales en eventos resonantes y por sobre todo, un nivel artístico destacable a nivel mundial”.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos