El arte de imitar a Michael Jackson

michael-jackson
Florencia Albornoz y Sara Fernández

Michael Jackson, todavía asumido como el rey del pop sin reemplazante, siempre fue imitado por niños, adolescentes y adultos. Antes, los fanáticos veían y grababan sus vídeoclips por MTV u obtenían los VHS de su tour del momento. Hoy existe YouTube, en donde se pueden ver una y otra vez las coreografías del cantante. Sin embargo, lo que parecía solo un entretenimiento frente a la televisión, para algunos pasó a ser un trabajo o mucho más que eso. Hay imitadores de Jackson para todo: desde los que bailan en fiestas de casamiento hasta los que hacen giras como auténticas estrellas pop. Tal es el caso de Sergio Cortés, el español que visitó recientemente el país y  hasta el living de Susana.

Cortés, de 45 años, imita al cantante desde los 16 y fue descubierto por un periodista al que le asombró su parecido con el rey del pop. La estética de Cortés llamó la atención de varias personas, desde los encargados de la promoción del perfume de Jackson -que lo contrataron para que hiciera presencia en los eventos-, hasta aquellos de su equipo que le pidieron despistar a la prensa cuando el cantante se casó con Lisa Marie Presley. En 1997, el mismo Jackson lo empleó para que saludara desde el balcón de un hotel: ahí es donde se cruzó con su ídolo por primera vez. Así como conocerlo le dio una inmensa felicidad, su muerte  lo fundió en una tristeza que hizo que dejara de imitarlo por tres años. El tiempo pasó y Cortés volvió sin cirugía estética alguna y solo con un poco de maquillaje. Se dedica a dar conciertos por el mundo como el imitador número 1 del cantante. El pasado 7  de noviembre visitó el programa de Susana Giménez y dos días después dio un show en el Gran Rex. Luego se presentó en Jujuy, Salta y Tucumán.

 

Otro caso es el del imitador chileno Germán Muñoz, quien dice que la música del artista lo acompañó toda su vida, pero que recién a los 19 años pudo comprarse material y escucharlo con más frecuencia. “Me gustaba mucho el baile y a los 19, cuando conocí a un fan que me prestó muchos vídeos, me encerré a bailar y a practicar“, cuenta Muñoz. Luego de ensayar frente a los espejos el famoso paso moonwalk, comenzó a buscar maneras de caracterizarse para poder parecerse a Jackson y compró pelucas, lentes y maquillaje. “Mi similitud es simplemente maquillaje, no tengo mayor parecido cuando no estoy maquillado“, expresa el chileno. En cuanto a las cirugías, reconoce que se corrigió la nariz porque se le había quebrado y no respiraba correctamente, pero no le quedó como la de Jackson. El chileno nunca pudo ver en vivo al cantante -menos conocerlo en persona- y para rendirle tributo tuvo que hacer muchísimos sacrificios. “Las coreografías son difíciles. Hay que ensayar varios días y hartas horas (en algún momento llegamos a ensayar ocho)», confiesa Muñoz. También reconoce que los vestuarios requieren de mucho tiempo y dinero y que transformarse en Michael muchas veces le lleva un día completo. Para maquillarse y vocalizar antes de cada show tarda tres horas. Cuando sube al escenario, las canciones que más canta y grita el público en sus shows son: «Billie Jean», «Beat It», «Smooth Criminal», «Black or White» y «Thriller».

Muñoz vive de imitar a Jackson, es lo que más le gusta hacer en la vida: viajar muchas horas para dar un show, maquillarse varias veces en la semana y ensayar sin que nadie se lo pida. Como muchos fans, descree de las acusaciones de abuso de menores que pesaban sobre el músico: “Lo acusaron miles de veces, sobre todo los periodistas, pero nadie pudo demostrar nada, nunca hubo evidencia, solo acusaciones. Yo puedo decir que vos me robaste, enjuiciarte, y por mas que no sea cierto la gente te crucificará hasta tu muerte como una ladrona. Eso mismo pasó con él, incluso los niños de las acusaciones de los noventa crecieron y desmintieron, pero esa noticia nunca estuvo en primera plana“. Respecto a los rumores de que el cantante sigue vivo, Muñoz dice que lo cree y que vio cosas que los justifican.

german-munoz
Muñóz diseñó su vestuario y maquillaje para parecerse lo máximo posible al cantante.

Buenos Aires también tiene a su Michael Jackson: Felipe Pettinato. El hijo de Roberto Pettinato -músico, escritor y humorista argentino- no se salvó del bullying escolar por su apellido. Su vida hasta hoy no fue fácil: pasó por internaciones entre 2010 y 2012, debido a la falta de potasio a causa de anorexia y también por ataques de pánico.

A pesar de su parecido físico y que a los 8 años comenzó a practicar coreografías, Felipe no se considera un imitador, sino que admira la vida personal de Jackson. Lo considera su «verdadero padre». La muerte del cantante lo afectó hasta el día de hoy. Actualmente, con 23 años, trabaja con su padre en “La hormiga imperial“ (programa que se emite de lunes a viernes, a las 23, por Magazine) y dio shows tributo en todo el país, Chile, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, México y Reino Unido. El pasado 31 de octubre fue invitado por Favio Posca a Showmatch y bailó en un homenaje a Jackson.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos