Da 5 bloods: la grieta de la crítica

da 5 bloods

Por Gastón Cuneo

Debido a la pandemia del coronavirus, el mundo del cine se volcó exclusivamente hacia el streaming. Se suspendieron festivales y estrenos comerciales, por lo que muchas películas con  lanzamiento programado en salas se vieron obligadas a torcer su destino y salir a la luz a través de los servidores virtuales. Pero Da 5 Bloods, la película de Spike Lee que fue desarrollada exclusivamente para Netflix (en otra muestra de directores reconocidos por la industria que se desplazan hacia el streaming, como sucedió el año pasado con Martin Scorsese y Noah Bambauch), abrió una grieta desde el momento de su estreno.

La historia cuenta el regreso de un cuarteto de exmarines afroamericanos a Vietnam, cinco décadas después del final del conflicto bélico. La excusa es desenterrar un pequeño tesoro escondido en medio de la jungla, aunque su visita va más allá de las nociones crematísticas: quieren rastrear los restos de Stormin’ Norman, el quinto integrante del grupo, fallecido en el lugar durante la guerra. La película se narra en dos tiempos paralelos y usa elementos estéticos para señalar sus diferencias en términos formales: las escenas del pasado están en formato cuadrado y con mayor presencia del grano en la imagen, mientras que las del presente están en pantalla ancha y en digital.

Da 5 bloods aterrizó con un timing envidiable, en un momento en que la sociedad norteamericana tiene el racismo en la mira, luego de que se desataran protestas contra la policía por el asesinato de George Floyd. El cine de Lee no es precisamente uno ajustado a las sutilezas ni a la sobriedad, sino más bien, todo lo contrario. El director de Malcolm X y de Infiltrado en KKKlan apuesta permanentemente al bombardeo de información. Es un cineasta con una agenda política marcada, creador de un cine con preocupaciones temáticas e ideológicas, cercanos al nivel de una clase de historia sobre el rostro oculto de una parte de Norteamérica.

Y su última obra continua en esa misma línea, es otra muestra del eje central que transita su filmografía: el racismo y la opresión a las sociedades negras, la violencia policial y la explotación. Su exposición de la historia estadounidense tiene una finalidad escencial: transmitir un mensaje, ideas que complementa permanentemente a través de material de archivo. 

¿Su posición política afectó la recepción del film? La critica no solamente fue mixta, sino extrema: algunos periodistas la calificaron como “mala” y otros como “excelente”. El periodista Diego Batlle calificó a la película con 4 estrellas y media y escribió: “5 Sangres podrá ser cuestionada por algunos por su bajada de línea política (¡es Spike Lee!), por cierta desmesura caótica o por sus licencias que rompen con el verosímil (anacronismos incluidos), pero es tal la fuerza cinéfila y moral que el director de Haz lo correcto le imprime a cada uno de sus planos que estamos ante una de esas películas destinadas a impactar y, sobre todo, a perdurar”. En tanto Peter Travers, el critico norteamericano de la Rolling Stone, se deshizo en elogios: “Es imposible ver Da 5 Bloods sin oír un grito que pide justicia racial reverberando en cada plano. Lee hizo más que una película conmovedora para nuestro momento presente. Hizo una para la historia”.

Pero otros, como José Tripodero, la definió como “un papelón”. Y agregó: “Sigue tratando a los espectadores como alumnos de primaria, subraya todo con fibrones y para peor es abyecto”. Roger Koza, en su sitio Con los ojos abiertos, escribió que la película es “un extenuante relato de falsa reconciliación y justicia, construido por un manojo de lugares comunes ideológicos y estéticos, prosigue un film didáctico en el peor sentido del termino y escrito y ejecutado como una ilustración apurada de hechos históricos, valores morales e ideas políticas”.

¿Debe el cine convertirse en un alegato político o eso, a fin de cuentas, es una traición a las formas de la ficción? La respuesta quedará a cargo de cada espectador, que empezará a desarrollarla apenas le da play desde el sillón de su casa y concluirá cuando los créditos empiecen a correr.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos