Cuarentena: Netflix aumentó un 30% el tráfico

Por Milagros Vallejos Soto

En este último mes, las órdenes de prevención y confinamiento corrieron al público hacia la alternativa más obvia de entretenimiento en casa: el video on demand. Pero claro, con la noticia de que Netflix tuvo que bajar su calidad de video para tolerar el aumento del 30% de tráfico, apareció la alarma sobre el colapso de los servicios. ¿Qué pasa realmente con los servicios de streaming? Dataxis es una empresa de inteligencia de mercado en TV y Telecomunicaciones. Llevan un registro de datos de la actividad de las empresas que llaman “Over the top” (OTT), que abarca lo que se conoce como “plataformas de streaming”. Trabaja con esta información y la difunde en conferencias que la misma compañía organiza. Ariel Barlaro, vicepresidente de la empresa en Latinoamérica, cuenta que el registro de la aparición de nuevos usuario se sigue por períodos de tres meses, es decir que en momentos como el actual en el que se supone un aumento importante en el número de clientes de determinada plataforma, es difícil detectar un cambio inmediato. «En este tipo de situaciones de incertidumbre la gente tiende a preferir no gastar más plata, y crece la cantidad de suscripciones prestadas o compartidas, un fenómeno del que no se pueden tener datos exactos», sostiene.

«Las cifras más relevantes pertenecen al tráfico de cada sitio», afirma Barlaro. Por lo tanto, no se observa tanto el número de usuarios, sino la intensidad de uso que hace cada uno de la plataforma. En el caso de Netflix, líder a nivel mundial en servicios de streaming, en el último mes el tráfico creció más de un 30%. Pero al mismo tiempo la alta demanda implicó que fuera necesario reducir el bitrate (la tasa de transferencia de información) para alivianar las redes, primero en Europa pero ahora también en América. Y según informa el vicepresidente de Dataxis, ya hay indicadores de que el fenómeno está siendo consistente, por lo que no se espera otro cambio abrupto ni la necesidad de una medida más drástica.

Una fuente para verificar estos datos es alexa.com, una página que permite seguir las métricas de cualquier sitio online, y sus actualizaciones recientes confirman un crecimiento del 7.2% en cantidad de visitas diarias por usuario, un aumento del 9% en el tiempo de uso por día y por último un decrecimiento del 3% en el «porcentaje de rebote», es decir las visitas que terminan en abandono.

 

Otro éxito que resonó en este último tiempo es el de la nueva plataforma Disney +. Su lanzamiento tan próximo a la pandemia le resultó de alguna forma conveniente, ya que según la información recolectada por Dataxis, en todos los países en los que salió el servicio se superaron ampliamente la expectativa de clientes con la que partieron inicialmente. Sin embargo, sigue sin haber noticias de su estreno en Latinoamérica.

Barlaro agrega que la cuarentena también causó que emergieran servicios que eran considerados más de “nicho” o locales. En el país el fenómeno se reflejó en el crecimiento de plataformas como Mubi y Qubit, que ofrecen un catálogo más “alternativo” o “de autor”, y en la argentina Cinear Play. Estas plataformas estaban originalmente preparadas para manejar una mayor intensidad de tráfico que la que venían teniendo previo a la cuarentena, pero no lograban salir de la sombra de las grandes. Por lo que este episodio les ha resultado benéficioso para su crecimiento. 


 «Es importante tener en cuenta que si bien la cuarentena resulta conveniente para el entretenimiento desde el hogar, a la larga también afecta a la producción de nuevo contenido» Recuerda el vicepresidente de Dataxis. Empresas como Netflix y HBO se vieron obligadas a suspender rodajes y postergar estrenos de algunos de sus programas más vistos, como fue el caso de Stranger Things y Euphoria. Tener ese sector detenido complica enormemente al calendario de lanzamientos de estos servicios, a los que les va a ser cada vez más difícil renovar su catálogo. 

Según Barlaro, los inconvenientes como el de la calidad de video no se han visto como un gran problema para las compañías. En lo que respecta a lo técnico, para él no entra la posibilidad de un estallido técnico. “Hay muchas variables para manejar y muchas herramientas para soportar mayores tráficos; la tecnología está bien preparada para bancarse una cuarentena, y ya se mostró así”, afirma.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos