Adaptarse, la clave para la reinvención de la moda a través de los años

WhatsApp Image 2020-10-22 at 9.12.09 PM

Por Rocío Lohnert

En los años 40′, la Segunda Guerra mundial trajo consigo diferentes transformaciones en diversos aspectos o esferas, y la moda no fue la excepción. A su vez, surgió un nuevo ideal de mujer que debía cumplir con el rol de madre y padre, ya que los hombres eran enviados a la guerra. Las mujeres debían trabajar, cuidar de los niños, hacer las tareas de la casa y organizar la economía familiar en el hogar.

Es así que se incitaba a las mujeres a trabajar fuera de casa para solventar a la familia, debido a que los hombres eran enviados a la guerra. No sólo trabajaban, sino que además realizaban las «tareas» del hogar. Las mujeres debían desplegar recursos creativos para casi todo, incluso para poder vestirse. Aquello se debe a que la economía estaba supeditada a las armas, uniformes militares y cargamento necesario para el conflicto bélico. Así, las mujeres reciclaban cualquier tela para confeccionar faldas y vestidos sin necesidad de comprarlos. Los estampados repetitivos y pequeños eran muy usados, ya que se disimulaba mejor la mezcla de diferentes retazos. Manteles viejos y hasta cortinas servían para crear prendas nuevas. La emblemáticas -y costosas- medias de nylon fueron reemplazadas sólo por un marcador negro que se usaba para imitar la fina línea en las piernas.

WhatsApp Image 2020-10-23 at 11.00.49 AM

En esta época, el peinado más famoso y usado fue el «Victory Rolls», el cual consistía en hacer rulos sólo en el flequillo. El pañuelo fue un accesorio que se destaco entre las mujeres porque permitía disimular el pelo desteñido con raíces y así evitar el gasto de la peluquería. Por su parte, los zapatos se fabricaban con suela de madera, ya que era más barato y el resto de materiales se empleaba para la guerra.

Las prendas de mujeres y hombres carecían de avíos y botones de metal. El saco de doble abotonadura fue prohibido, ahorrando hasta en el mínimo detalle. Las mujeres usaban los abrigos de sus maridos y acentuaban su silueta con algún cinturón. Como consecuencia, surgió la famosa silueta «T» que añade más volumen a la parte superior del torso. Así, se crea una espalda mas ancha visualmente y una silueta denominada «militarizada».

Sin dudas, la falta de recursos y la economía de guerra provocaron transformaciones en la industria de la moda. Sin embargo, pudo reinventarse mediante inagotables recursos originales. Otro ejemplo de ello fue la creación de una cartera diseñada por Gucci, en la que sus asas o manijas estaban fabricadas con bambú debido a la falta del metal. Este bolso fue conocido como «Bambú bag».

Al mismo tiempo, nace el estilo Pin Up como subcultura con las chicas de calendario como protagonistas del mismo. Labios rojos, delineado tipo «Cat eye», silueta reloj de arena y prendas sensuales siguen caracterizando a este estilo hasta el día de hoy. Los calendarios con estas modelos eran enviados a los soldados que se encontraban en pleno conflicto bélico.

Tiempo después, los 50’ se caracterizaron por el lujo y el detalle de las prendas. En 1947, Christian Dior creó la falda ‘’Corolla’’, la cual acentúa la cintura, tapa las rodillas y es amplia en su terminación.  Este tipo de falda adquirió gran popularidad entre las mujeres de la época junto con la falda tipo lápiz que generaba una silueta de reloj de arena. Una de las importantes clientas del diseñador fue Eva Perón, quien en reiteradas ocasiones lució creaciones de la marca francesa.
Las mujeres dejaron de lado los ‘’Victory Rolls’’ y adoptaron el corte de pelo de Grace Kelly, quien fue una de las figuras importantes de la época junto a Marilyn Monroe y Audrey Hepburn. Los labios se llevaron pintados de rojo y las cejas frondosas y arqueadas. El ideal de estos años pasó a ser el de una ‘’familia perfecta’’ en donde la mujer vuelve a estar relegada a las tareas del hogar y cuidado de los niños.

Para contrarrestar la economía de guerra y la cultura de ahorro de los años 40’, la sociedad se vuelve cada vez más consumista y las personas se dan ciertos lujos. Es decir, la moda se adapta a esta sociedad consumista que deja de lado los métodos implementados para solventarse en la década anterior.
Para 1960, la liberación femenina y sexual comienza con la creación de las pastillas anticonceptivas, pero luego se extiende a otros ámbitos. A fines de la época, Mary Quant crea la minifalda y las mujeres empiezan a mostrar su cuerpo con más libertad. Así, esta prenda inferior se convirtió en el símbolo de la revoluciòn sexual femenina y fue variando su diseño a lo largo de la historia.  Una vez más, la moda se adapta a distintos contextos y también aporta nuevos cambios.

WhatsApp Image 2020-10-23 at 11.00.49 AM (1)

El movimiento hippie y el hip hop se destacaron en los 70′, ya que expusieron nuevas ideas acerca del mundo junto con estilos icónicos. El hipismo fomentó el amor hacia la naturaleza, el amor libre y la vida en comunidad. Estos ideales se vieron reflejados en su imagen exterior. Colores cálidos y tierras, jeans oxford, flecos, sombreros y blusas con estampados integraron los look con estilo boho chic.

En contraposición, el hip hop nace como subcultura entre los inmigrantes del barrio de Bronx en Nueva York. El rap y el break dance fueron sus formas de expresión más relevantes. Cadenas doradas, pilusos, conjuntos deportivos y zapatillas llamativas reflejaron la cultura del hip hop. De esta manera, la moda no sòlo se adapta a diversos contextos, sino que también surge en el seno de distintas culturas y subculturas.

Diez años después, los colores intensos, el brillo, el uso de hombreras y las prendas oversize se adueñaron de la moda. El pelo corto de estilo masculino y el maquillaje llamativo completaron los looks de la década. La silueta »T» fue la predilecta para destacar la parte superior del cuerpo. Los bodys cavados, las polainas y el jean nevado fueron las prendas más recordadas de los 80′.

En 1990, el mundo cambió de la mano de  transformaciones tecnológicas y la invención de internet. En esta sociedad más conectada entre sí, la moda se vuelve hacia un estilo relajado y sencillo que se aleja de las características esenciales de la década del 80′. Los trajes, la paleta de colores claros y la ropa de buena calidad invaden el mundo fashionista. Estampas tipo Versace y las minifaldas fueron furor en estos años.

Pasados 30 años, la industria de la moda se ve obligada a reinventarse una vez más debido a la pandemia por coronavirus. Desfiles, presentaciones y eventos de moda fueron cancelados para evitar la expansión del virus. Sin embargo, los diseñadores y las marcas supieron hacerle frente a la crisis apelando a la creatividad y originalidad. La marca Dior presentó su colección de invierno sin desfile pero con un vídeo llamado »El mito». En él, un bosque fue el escenario principal para criaturas fantásticas que lucieron los nuevos vestidos diseñados por la marca de lujo francesa. Sirenas y hadas fueron algunas de ellas.

WhatsApp Image 2020-10-23 at 10.56.01 AM  WhatsApp Image 2020-10-23 at 10.56.02 AM (1)

La marca Moschino presentó su colección Primavera/verano 2021 con un desfile en el que las marionetas fueron las protagonistas. Tanto las modelos como el público fueron representados por estos títeres que llevaron los nuevos diseños elegantes y femeninos. Las prendas primero fueron creadas en tamaño real y luego se adaptaron al tamaño de las marionetas. El diseñador Jeremy Scott logró sorprender y cautivar a la industria de la moda con su peculiar desfile en tiempos de pandemia.

WhatsApp Image 2020-10-23 at 10.56.19 AM

Sin embargo, no sólo las marcas internacionales se animaron a reinventarse en plena crisis sanitaria. Diseñadores nacionales como Benito Fernández y Jorge Rey apostaron a mostrar sus creaciones de forma online. El primero presentó su colección otoño/invierno con un vídeo filmado en el living de su casa, donde los maniquíes lucen sus diseños. »Botánica» fue el nombre elegido para la colección, ya que alude a los animales y la naturaleza. Jorge Rey optó también por exhibir sus creaciones por streaming desde su Instagram ante la pandemia. »Futuro alado» fue el nombre que el joven diseñador eligió para su colección cápsula realizada con materiales de ferretería y poco convencionales. El diseñador de alta costura sorprendió con faldas y vestidos más que originales.

La creatividad siempre fue y es el motor en el arte de la moda para poder adaptarse y reinventarse en tiempos inciertos e inestables.

 

 

 

 

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos