10 filmes imperdibles de 2016 que no se estrenaron

swiss-army-man
Por Nicolás Mancini y Franco Rosso Lobo

No es novedad que a la Argentina suele llegar un tercio del cine que se estrena en otras partes del mundo. Aunque ciertas películas pueden verse en festivales, como es el caso de algunas en esta selección, el resto queda afuera. Y 2016 tuvo varias imperdibles que no pasaron por el país o que tuvieron una estadía fugaz. A continuación, una lista con las 10 películas del 2016 que no se estrenaron en la Argentina y que hay que ver con urgencia.

Green Room (Jeremy Saulnier-EEUU)

green-roomUna banda punk de cuarta trata de conseguir conciertos para su gira. Tienen tanta mala suerte que le dan una fecha… en una convención neo-nazi en el medio de la nada. Para colmo, los músicos acaban como testigos de un asesinato. Es obvio que nadie va a dejarlos ir. De ahí en adelante, la película es terror y encierro al estilo de John Carpenter en Asalto al Precinto 13. Protagonizada por Patrick Stewart y el fallecido Anton Yelchin, Green Room no se toma ni un segundo para que el espectador asimile la carnicería que está atestiguando. En verdad sofocante, la última película de Jeremy Saulnier (Blue Ruin) es tensión y desesperación pura.

Swiss army man (The Daniels-EEUU)

swiss-army-man-2Dan Kwan y Daniel Scheinert -o The Daniels- son los directores de una de las películas más extrañas de esta lista. El disparador de la historia es el siguiente: Hank (Paul Dano) está náufrago en una isla a punto de acabar con su vida hasta que un cadáver (Daniel Radcliffe) aparece en la orilla del mar. Swiss army man puede generar diferentes efectos en el espectador, desde descostillarse de risa hasta vomitar o llorar de emoción. Los directores logran que su fábula funcione a través de una narración original y por la mezcla entre lo bizarro y un mensaje profundo. Ganó premios en los festivales de Sundance y Sitges.

The handmaiden (Park Chan-wook-Corea del sur)

the-hadmaidenUn drama erótico de época, del director de Oldboy, ambientado en la Corea que estuvo bajo el mando de Japón. Una mujer coreana es contratada para servir a una aristócrata japonesa. Al principio, la empleada quiere estafar a su jefa y quedarse con parte de su herencia para huir de su país natal, pero con el paso del tiempo se enamora de ella. Con muchos giros en su trama, The handmaiden es muy hitchcockiana y, casi por rebote, abreva en el erotismo de De Palma. Park Chan-Wook entrega la que, tal vez, sea su obra maestra, sobre todo por las escenas de tensión sexual, en las que a lo vertiginoso de la filmación se le suma una edición que, como mínimo, deja sin aliento.

The wailing (Na Hong-jin-Corea del sur)

the-wailingNa Hong-jin, director de la excelente The chaser, presenta una película de terror atípica. Misteriosos sucesos relacionados con un ermitaño anciano japonés acechan a un pueblo. El espectador conocerá a los diferentes personajes a través del punto de vista del protagonista, un policía. Más allá de que Hong-Jin deje algunos cabos sueltos, el resultado es desconcertante. Lo más importante es la atmósfera y la fusión de gore y suspense muy bien desarrollada. A no asustarse por sus dos horas y media, The wailing avanza a paso lento pero firme. Fue seleccionada en el último festival de Cannes.

Hell or highwater (David Mackenzie- EEUU)

hell-or-high-waterDos hermanos se embarcan en un rally de robos para poder salvar la granja familiar. En la otra punta del condado, un sheriff al borde de la jubilación, junto a su asistente, comienza a seguirles el rastro. Para cuando ambos caminos se tocan, ya es demasiado tarde. Hell or highwater es un western moderno y muy pequeño, pero de alto vuelo. Cuenta con las actuaciones de Chris Pine y Jeff Bridges, que de hecho, por este papel suena como favorito para la temporada de premios. Una historia de redención con una de las mejores escenas de apertura del año, acompañada por un clímax fordiano y memorable.

Everybody wants some!! (Richard Linklater-EEUU)

everbody-wants-some

Se trata de la última película de Richard Linklater, director de la trilogía BeforeSunrise, Sunset y Midnight-, Dazed and confused y Boyhood. Everybody wants some!! está ambientada en la década del ‘80 y sigue los pasos de Jake y su nuevo equipo de béisbol unos días antes de comenzar la universidad. Linklater maneja un reparto prácticamente desconocido y cuenta una historia simple, sin muchos matices, a su manera: con diálogos, música de la buena e historias de amor.

 

Midnight special (Jeff Nichols-EEUU)

midnight-specialPadre e hijo escapan tanto del gobierno como de una secta al mismo tiempo. Es que ambos quieren quedarse con el chico y los proféticos poderes especiales que posee. Es mejor no ahondar más en su propuesta, porque Midnight special es una película que propone un sueño al que la ve. Constantemente esperanzadora, saca lo mejor de E.T y Close encounters of the third kind para ponerlos en una road movie extraña en su estructura y situaciones. Su belleza visual también ayuda a dejarse llevar por la hermosa historia de una familia que pronto va a tener que dejar ir a su hijo.

 

Elle (Paul Verhoeven-Francia)

elle-2La película vuelve a poner al holandés Paul Verhoeven –Robocop, Basic instinct, Total Recall– en la cúpula del cine. Se trata de un thriller que gira en torno a una diseñadora de videojuegos que es violada por un misterioso asaltante encapuchado. Lo desconcertante del filme es que el director no apela a lugares comunes del thriller, sino que apuesta a su protagonista -Issabelle Huppert-, un personaje que va más allá de la historia y descoloca con sus decisiones. Le fue muy bien en los Critic’s choice awards, el festival de Cannes y en las nominaciones de los Golden globes, entre otras premiaciones. Francia la seleccionó para competir por el Oscar a la mejor película extranjera.

Sing street (John Carney- Irlanda)

sing-streetPocas películas de coming of age se toman las cosas con el tiempo y la ternura que Sing street. Dublin, 1980. Conor vive en una familia disfuncional a más no poder y su única salida es la música. A través de ella es que conoce a los chicos que lo van a acompañar en su banda, y todavía más importante, a Raphina, la chica a la que va a tratar de impresionar. Pero en esos intentos, él, como adolescente que es, va a formar su identidad a través de las modas. Sing street no sólo vale por su sinceridad, sino también por su banda sonora por la que pasan The Cure, Duran Duran y The Jam, entre otros, y a la que completan temas originales muy pegadizos.

Land of mine (Martin Zandvliet- Dinamarca)

land-of-mine-2Preseleccionada entre las 9 que compiten por el Oscar extranjero -por Dinamarca-. El director Martin Zandvliet recrea una historia poco conocida de la Segunda Guerra Mundial. La película narra el trabajo de un grupo de jóvenes soldados alemanes, quienes al término de la guerra fueron reclutados y tomados prisioneros por los daneses para desenterrar minas de sus tierras. Se centra en la relación entre el sargento del grupo y la propia tropa de soldados alemanes. Lo llamativo es cómo con muy pocas locaciones, un puñado de actores y sin escatimar en lo que a brutalidad se refiere, Zandvliet crea una sólida película de suspense antibelicista. Explota al máximo la cuota de intriga que generan en el cine las minas de guerra -si no, véase la ganadora del Oscar The hurt locker-, ya que nunca se sabe cuando van a explotar. Otro aspecto que resalta en Land of mine es que, a diferencia de la mayoría de las películas sobre la Segunda Guerra Mundial, el espectador empatiza con los alemanes.

 

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados

 

Una revista de TEA Arte

Seguinos

 

 

TEA Arte - Periodismo de Arte, Cultura y Espectáculos

Seguinos